Viernes 24.05.2019

La marcha LGBTI en Cuba, termina en enfrentamientos con la policía

La primera manifestación no autorizada que se celebra en Cuba en décadas, convocada este sábado en La Habana por activistas LGTBI, desembocó en enfrentamientos entre los participantes y la policía cubana

La policía cubana interrumpió el sábado una marcha por los derechos del colectivo LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales), no legalizada y alternativa a la manifestación oficial que este año no se realizó.

Al menos tres manifestantes fueron detenidos por increpar a la policía y posteriormente trasladados en vehículos policiales.

Según fuentes consultadas, los arrestados son tres periodistas independientes. "En un intento de seguir la marcha por Malecon la policía intervino y se llevó detenido de manera violenta a Boris González Arenas, a Óscar Casanella y a Iliana Hernández", ha relatado a través de Twitter la periodista Luz Escobar, del diario independiente 14yMedio. 

Tras la interrupción, varios participantes se sentaron en el suelo del paseo central en actitud de protesta pasiva.

Esta marcha alternativa fue convocada a través de las redes sociales con el lema Marchamos por nuestros sueños, por la diversidad, por una Cuba diversa.

Bajo gritos de "Sí se puede", "Cuba diversa" o, "Lo más grande Cuba", los activistas mostraron su disconformidad con la suspensión oficial de la conga (desfile) en la Jornada anual contra la Homofobia y la Transfobia, que organiza el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).

Esta semana el Cenesex informó que la conga, que en la última década ha dado inicio a sus jornadas contra la homofobia, no se realizaría.

La decisión fue basa su justificación en "las nuevas tensiones en el contexto internacional y regional" que afectan la vida cotidiana en Cuba, sin que el Cenesex haya concretado a qué se refería, aunque pidió cerrar filas en torno a las convocatorias oficiales.

La "conga" que canceló el Cenesex, que depende a su vez del Ministerio de Salud Pública, habría sido la primera celebrada después de la aprobación, en abril, de la nueva Constitución cubana, en la que inicialmente estaba prevista una modificación que abría las puertas al matrimonio gay en la isla pero que finalmente no se incluyó en el texto final.

Comentarios