viernes 15.11.2019

Avance en materia fiscal: no se modificará el IVA y bajará el IRPF antes de 2015

Mariano Rajoy abre la puerta a nuevos recortes pero “no tan importantes” como los realizados durante estos dos años de legislatura

RNE
RNE

Nada nuevo bajo el sol. Mariano Rajoy parece estar centrado ya en la segunda mitad de su legislatura y, como es lógico, por ahí es por donde ha dirigido su discurso en la entrevista que ha concedido a Radio Nacional con motivo del ecuador de su mandato.

Aunque no ha querido concretar mucho, el presidente del Ejecutivo ha avanzado detalles sobre la reforma fiscal que el Gobierno planea aprobar en el primer trimestre de 2014 para que entre en vigor en 2015 y, de paso, ofrecer un lavado de cara ante los electores. Ésta se cimentará sobre un “eje básico”: fomentar la actividad de emprendedores, pymes y autónomos.

No habrá modificaciones del IVA. “En 2014 no vamos a tocar el IVA ni los productos gravados de una u otra manera. En el corto y medio plazo no veo modificaciones”, ha respondido Rajoy ante la insistencia de Alfredo Menéndez, el encargado de realizar la entrevista, a una posible bajada del impuesto al sector cultural después de la última subida al 10%. No habrá subidas, pero tampoco rebajas, ni tan siquiera en 2015.

Lo que sí se ha comprometido a reducir es el impuesto sobre la renta. El líder del Ejecutivo espera “darle la vuelta” al IRPF antes del final de la legislatura, una decisión que llega con un año de retraso. Rajoy prometió que la subida a este impuesto, anunciada la misma semana en que llegó a la Moncloa, sólo sería para 2012 y 2013. Decidió mantener la subida en 2014. Ahora, si Bruselas se lo permite, podría rebajarlo en 2015.

Respecto a la reforma de las pensiones, Rajoy ha mantenido que el techo de las revalorizaciones será, en época de bonanza, del IPC más el 0,5% y que, tal y como anunció este miércoles Fatima Báñez, el “suelo” mínimo se mantendrá en el 0,25%. Ha recordado que las pensiones crecerán un 1%, salvo las más reducidas que crecerán un 2%.

Donde sí se ha mostrado tajante es en afirmar que aunque continuará con las reformas estructurales, “no habrá ajustes tan importantes” como los realizados hasta hoy.

Como cierre a la cuestión económica, Rajoy lanza un órdago a su propio Gobierno: terminar la legislatura con menos parados que con los que se encontró a su llegada. Esto es, según datos de la EPA, llegar a 2015 con 630.000 desempleados. Y todo para volver a niveles de 2011, donde la tasa de parados era de 5,27 millones, muy lejos de los 5,9 millones actuales.

Comentarios