martes 23.07.2019

Vivir lo mejor de Nueva York en 7 días

Definitivamente, Nueva York es la ciudad que nunca duerme y enamorarse de ella en siete días es más que posible

Nueva York.
Nueva York.

Una de las ciudades más fascinantes de todo el mundo es Nueva York. Con sus fabulosas edificaciones, su imponente estatua de la Libertad, sus majestuosos rascacielos, entre otras tantas bellezas que puede regalar esta metrópolis, se ha convertido en uno de los lugares más visitados en los últimos años. Y no es para menos, ya que en ella se combinan una gran cantidad de etnias, culturas, costumbres y nacionalidades.

¿Qué hacer en Nueva York?

Conocer la gran metrópolis que es Nueva York es uno de los anhelos de muchos turistas. ¿Quién no ha soñado despierto pasear por las calles de la ciudad que nunca duerme mientras veía algún capítulo de Sex and the City o mientras escuchaba New York, New York con la voz inigualable de Frank Sinatra?

Pero lo principal para disfrutar de la ciudad de los rascacielos es dejarse cautivar por los contrastes de Nueva York, desde sus museos, sus altos edificios, sus parques y sus grandes comercios. Sin duda es posible conocer lo mejor en pocos días, solo es cuestión de planear bien qué visitar y en 7 días, cualquier turista seguro se enamora de ella.

Siete días para amar a Nueva York

Hoy en día existen empresas de turismo que se encargan de planear que el viaje de sus sueños se cumpla, en InterviajesNY son expertos en hacer tours para vivir Nueva York como una verdadera estrella y tener una de las experiencias más gratificantes de la vida.

Siete días son suficientes para conocer, vivir y amar a Nueva York, esta gran cosmópolis llena de luces y de energía no pasa desapercibida para nadie. Se dice incluso que sus resplandecientes luces se ven desde el espacio, lo que demuestra que como esta ciudad, no existe otra.

La Quinta Avenida

Una de las calles más famosas del mundo es Fifth avenue, cruza la ciudad de norte a sur y es también conocida como la calle de los millonarios, debido a que es allí donde se reúnen las tiendas más glamurosas y reconocidas como Tiffany & Co, Apple, Armani o Cartier, entre otras tantas.

Un recorrido por Nueva York debe incluir obligadamente una visita al Flatiron Building, uno de los edificios más clásicos de la ciudad, junto con el icónico Empire State. Subir hasta lo más alto de esta casi centenaria torre y poder ver la ciudad desde su mirador, para luego continuar el recorrido por la Catedral de San Patricio, seguido del Rockefeller Center. Y si el hambre hace presencia entre tanta emoción, no deje de probar alguna comida en cualquiera de los restaurantes que se encuentran al andar.

Una visita casi obligada para los amantes del arte es el Museum of Modern Art (MOMA), donde cada turista podrá deleitarse con una gran colección de muestras de arte contemporáneo y finalmente sentarse a descansar en el Central Park.

Los contrastes de Nueva York

Existen distritos del estado de Nueva York que son tan famosos como su capital, así que planear un recorrido por las calles de Queens y del Bronx, pasearse por la historia de Brooklyn o ver lo majestuoso de Manhattan, deben estar dentro del itinerario de viaje.

Y es que cruzar el Puente de Brooklyn, conocer su historia y curiosidades debe ser infaltable. Visitar Manhattan y revivir algunas de las tantas películas que se han rodado en ella es una experiencia inexplicable. Disfrutar en Bronx de los grafitis que hacen tan famosa esta ciudad, para luego pasar por Queens y conocer uno de los condados más grande y con mayor cantidad de cultura de Nueva York, son recorridos que nadie que visite NY puede perderse bajo ningún concepto.

Definitivamente, Nueva York es la ciudad que nunca duerme y enamorarse de ella en siete días es más que posible.

 Disfrutar de Washington DC

Antes de finalizar el viaje, es bueno tomarse el momento para salir de la gran manzana y conocer la capital de Estados Unidos, para eso, lo mejor es una excursión a Washington y disfrutar de monumentos históricos, museos, embajadas, universidades y por supuesto, de la Casa Blanca.

Algunos de los lugares infaltables en cualquier itinerario por la gran capital son el Pentágono, el Cementerio Nacional de Arlington, donde se encuentra la tumba de los Kennedy; el Monumento a Albert Einstein, la Academia Nacional de Ciencias y el Departamento de Estado.

Visitar el Memorial Park es necesario, allí se encuentra el monumento al presidente Abraham Lincoln, los monumentos que honran las víctimas de las guerras de Vietnam y de Corea. También son sitios dignos de conocer el famoso Obelisco, la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Cruz Roja Americana.

Para finalizar el recorrido, la Casa Blanca, residencia oficial del presidente de los EEUU, no puede faltar, y por supuesto no puede dejarse pasar la oportunidad de conocer el Capitolio, y otros edificios como la sede del FBI, el Museo de Historia Nacional, el Museo del Aire y el Espacio.

Comentarios