domingo 22.09.2019

Incendios y deforestación, tema central del Papa en Madagascar

Los incendios y la deforestación son una amenaza global que comprometen el fututo del planeta, advirtió este sábado el Papa Francisco en su visita a Madagascar, uno de los países más pobres del mundo, cuya riqueza natural está siendo mermada por devastadoras llamas
Incendios y deforestación, tema central del Papa en Madagascar
Los incendios y la deforestación son una amenaza global que comprometen el fututo del planeta, advirtió este sábado el Papa Francisco en su visita a Madagascar, uno de los países más pobres del mundo, cuya riqueza natural está siendo mermada por devastadoras llamas.

En un discurso dirigido a las autoridades políticas, civiles y religiosas locales en la ciudad de Antananarivo, el pontífice dijo que la deforestación excesiva, por los incendios y la tala masiva de árboles, pone en peligro el futuro de Madagascar, por lo que llamó a crear empleos respetuosos con el medio ambiente y que ayuden a la población a salir de la pobreza.

Consideró que la rápida deforestación y la reducción de la biodiversidad en cada país deben ser asuntos de interés global; no deben ser tratados como asuntos locales, debido a que amenazan el futuro del planeta, según un reporte de la agencia informativa Aci Prensa.

El Papa insistió en que la deforestación está afectando a varias partes del mundo, desde África hasta la selva amazónica.

Imágenes satelitales de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) de Estados Unidos han mostrado que los incendios en África central son peores que en el Amazonas, con 70 por ciento de los focos del mundo. Angola, República Democrática del Congo y la isla de Madagascar figuran entre los más devastados.

"Los últimos bosques están amenazados por incendios forestales, la caza furtiva y la tala de valiosos bosques sin restricciones. La flora y la biodiversidad animal están en peligro por el contrabando y exportación ilegal", dijo el líder católico, quien plantó un árbol en el patio del Palacio Presidencial de Madagascar.

En un acto simbólico, el Papa y el presidente de la República, Andry Rajoelina, plantaron un árbol boabab, una especie en peligro de extinción también llamado “reniala” (madre del bosque) en malgache, y que en África es considerado un árbol sagrado.

El Papa centró su atención en la eliminación de los bosques durante su breve visita de este fin de semana por Madagascar, en el marco de su gira africana, la cual inició en Mozambique y seguirá por Mauricio, a donde tiene previsto llegar el lunes.

Madagascar figura entre los 20 países más pobres del mundo, donde un 90 por ciento de los 26 millones de habitantes viven con menos de dos dólares al día, según el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Reportes de prensa estiman que esta gira es una oportunidad para renovar el llamado de su encíclica “Laudato Si” sobre la protección del medio ambiente de 2015, año en el que visitó Kenia, Uganda y República Centroafricana.

Comentarios