jueves 17.10.2019

Opel considera que GM quiere mantenerla como parte estratégica de la empresa

El productor automovilístico alemán Opel consideró que la decisión de la matriz estadounidense de no venderla a Magna muestra que General Motors ve en Opel una parte de la empresa estratégica. Opel informó hoy en un comunicado de que "la decisión del consejo de administración de GM muestra que Opel y Vauxhall tienen una importancia decisiva en el conjunto de GM, una posición que GM no quiere abandonar". Por su parte, otra de las partes implicadas, Magna, declinó hacer comentarios sobre la citada decisión.

Opel añadió que "tras unas negociaciones largas y difíciles, en las que estuvieron incluidas muchas partes con intereses diferentes, ahora es claro para todos los participantes que GM ve a Opel como una parte de la empresa estratégica".

Además, Opel señaló que en interés de todos los trabajadores de Opel y la continuación de las actividades de la empresa es importante que se aclaren aspectos que han quedado abiertos.

Todos los participantes trabajarán en asegurar un futuro exitoso de Opel.

El consejo de administración de General Motors, reunido ayer en Detroit, decidió cancelar la venta de su filial europea Opel al productor de componentes austríaco canadiense Magna y su socio ruso Sberbank.

La matriz estadounidense había mostrado en muchas ocasiones sus reparos para vender Opel a Magna y Sberbank porque tiene reticencias en ofrecer su tecnología a los rusos.

Después que el inversor belga RHJI saliera de la puja por hacerse con Opel, GM manifestó, incluso, su disposición a quedarse con Opel.

Magna era la preferida de los trabajadores de Opel en Alemania y del Gobierno alemán porque contemplaba una reducción de empleos menor en este país y hubiera permitido a Opel desligarse finalmente de GM.

Justo antes de celebrarse las elecciones generales en Alemania, el pasado 27 de septiembre, GM comunicó por sorpresa su interés de vender Opel a Magna y Sberbank.

Ahora, están en peligró algunas de las fábricas menos productivas de Opel en Alemania (Bochum y Kaiserslautern) y la belga en Amberes.

Opel considera que GM quiere mantenerla como parte estratégica de la empresa