sábado 06.06.2020
DENUNCIADO POR ESTAFA DE PIEDRAS PRECIOSAS UN CONOCIDO JOYERO DE MADRID

​El caso de un robo de diamantes de ida y vuelta

García Sotoca intentó cobrar del seguro la indemnización por el robo en Amberes de tres diamantes que había recibido prestados de otro joyero. Al final el seguro no pagó, y él está denunciado por estafa de unas joyas que pone en duda ante el juzgado haber recibido.

Los diamantes desaparecieron presuntamente en Amberes (Holanda). | ED
Los diamantes desaparecieron presuntamente en Amberes (Holanda). | ED

Tres diamantes ocupan muy poco espacio, pero tienen un enorme valor. Los tres diamantes que el joyero madrileño David García Sotoca aseguró que le habían robado en Amberes valen ni más ni menos que 449.000 euros. Claro, que a él no le han valido ni mucho menos esta mareante cifra, ya que ha sido denunciado por su legítimo propietario, que los había cedido para su venta, otro joyero de enorme prestigio en Madrid. Sotoca aseguró que había sido robado, pero luego lo retiró. Por lo menos eso se deduce de la reclamación al seguro de las carísima piedras preciosas.

En un giro aún más dramático de los acontecimientos, García Sotoca, cabeza visible de Joyería Sotoca, ha llegado a poner en duda en el juzgado que hubiera recibido los tres preciados diamantes del otro joyero. Lo que pasa es que, por pequeños que sean, los diamantes han dejado un extraño rastro.

El veterano joyero que se declara estafado ha presentado al juzgado facturas proformas y todo tipo de mensajes de García Sotoca relacionados con estos diamantes. Pero el rastro más significativo son las gestiones que hizo Sotoca para cobrar el seguro de estos diamantes. El joyero Sotoca se puso en contacto con el perito de la casa que tenía asegurados los diamantes, Marcel Galvany, con el que ha hablado Estrella Digital. El perito del seguro explica que, tras la reclamación por robo, “al final no hubo necesidad de realizar ninguna comprobación porque Sotoca retiró su petición de cobrar el seguro y, por ello, nunca cobró un céntimo. Nos dijo que había llegado a un acuerdo”.

Esto confirma que Sotoca sí tuvo en poder las joyas y que de hecho hizo gestiones para cobrarlas tras el presunto y misterioso robo de Amberes, algo que ahora pretende poner en duda en los juzgados donde está acusado de estafa.

Para complicar más las cosas, Sotoca recurrió para solucionar su deuda con los prestigiosos joyeros del Barrio de Salamanca de Madrid a un escurridizo delincuente italiano, Giuseppe Salvatore gala, alias “Pino” entre otros sobrenombres. García Sotoca intentó que fuera “Pino” quien pagara la deuda a los joyeros propietarios de los tres diamantes, asunto que acabó en otra querella por estafa, ya que el italiano aprovechó las disputas entre los joyeros para sacar su tajada y quien sabe incluso si compartirán botín.

Estrella Digital ha intentado en varias ocasiones ponerse en contacto con García Sotoca para aclarar esta desaparición de las joyas, sin resultado. En un email reenviado a la cuentas de correo de este joyero, este diario ha querido saber el verdadero final de estos diamantes y la razón de que reclamara al seguro por el robo y después renunciara a la sustanciosa indemnización.

Si Sotoca no ha contestado a estos emailes, sí se mostró activo en el uso del correo electrónico con el seguro que le iba a indemnizar por el presunto robo de las piedras preciosas. Estrella Digital tiene en su poder los emailes enviados al perito de la compañía de seguros en los que se interesa por las condiciones de cobro de esta póliza.

El resultado de estos extraños sucesos es que hay tres diamantes desaparecidos, o al menos lejos de las manos de su legítimo propietario, un joyero de solera de Madrid. García Sotoca está en consecuencia denunciado por estafa por escamotear unas joyas que intentó cobrar al seguro. Y la Policía busca afanosamente a Salvatore Gala, el italiano que redondeó la estafa hasta casi un millón de euros.