viernes 17/9/21

Ante la oleada de empresas que recurren a los EREs, ¿qué deben saber los trabajadores?

Salvaguardar la viabilidad empresarial o mantener una “gestión responsable” son los principales motivos que llevan a las empresas a los despidos colectivos

economia

Como si de un efecto dominó se tratara, cada semana hay una gran empresa que recurre a un Expediente de Regulación de Empleo para tratar de normalizar su situación económica, reducir sus gastos y poner remedio a los estragos económicos causados por la Covid-19. Cuesta abrir las páginas de un periódico de tirada nacional y no toparse con alguna noticia de este perfil. El grupo hotelero NH, la empresa juguetera Imaginarium, la Universidad Europea de Madrid, la multinacional tecnológica Siemens GamesaLa lista de ejemplos es interminable y va día a día en aumento, prácticamente como la preocupación de los trabajadores afectados.

Ante una situación tan delicada, donde centenares de personas pierden su puesto de trabajo y casi toda fuente de ingresos, ¿qué deben tener en cuenta los trabajadores?, ¿cuáles son, a grandes rasgos, los derechos que tienen en el caso de verse afectados por un ERE?

Posibles despidos improcedentes

Con la intención de conocer un poco más las opciones legales de los trabajadores, la letrada especializada en derecho laboral Laura Palma Carpio explica que “si el ERE no ha finalizado con un acuerdo entre los representantes de los trabajadores y la empresa, y las causas no parecen justificadas, lo más aconsejable es que lo impugnen”.

Esta impugnación también es recomendada por esta abogada madrileña y socia fundadora del despacho Civic Abogados en los casos donde “ un trabajador es despedido por una empresa que se acogió a un proceso de ERTE”, puesto que se reservó una prohibición de despido para los seis meses siguientes para prevenir este tipo de casuísticas.

Por ello, de procederse el despido, “deberá ser declarado improcedente y se podrá impugnar el mismo aunque sea por causas objetivas o por causas disciplinarias. De esta manera será “el Juzgado el que supervise la legalidad del mismo” y verifique si se ha efectuado conforme a lo que dicta la ley.

Por contra, para los casos donde el Expediente de Regulación de Empleo sí finalizó con acuerdo de los representantes de los trabajadores, Laura Palma matiza que ”se deberán tener en cuenta si el criterio de selección de las personas por el ERE no contiene discriminaciones y se ha hecho en unos parámetros de igualdad”. Es importante puntualizar esto último porque “si no ha sido de este modo, atendiendo a un criterio de discriminación, se podría lograr la calificación de nulidad del despido”.

¿Pueden las empresas que se acogieron a un ERTE realizar un ERE?

De esta reflexión, entonces, se puede deducir que las empresas que se acogieron a un ERTE no pueden ahora emprender un ERE porque deben obedecer esa prohibición. La respuesta a esta duda es que sí, pero no en todos los casos”, concreta la abogada.

La clave es que “las empresas no pueden ampararse en las mismas causas para emprender un ERE y un ERTE”. Esto quiere decir que “los despidos producidos por un ERE que se base en las mismas causas que se alegaron en un ERTE estarían injustificados”, fundamenta la abogada.

En líneas generales, las causas que se esgrimieron para emprender los procesos de ERTE meses atrás fueron “o de Fuerza Mayor (FM) o por causas económicas, técnicas, objetivas o productivas (ETOP)”, algo que evidentemente deberán sustituir en el caso de querer compaginar ambas medidas.

Este es el caso concreto, por ejemplo, de la empresa hotelera NH, que ya en el mes de marzo tuvo que afrontar un ERTE de Fuerza Mayor con repercusión en el 90% de su plantilla a raíz del cierre forzoso de sus hoteles con motivo de la pandemia de Covid-19. Meses después, durante el verano y con inicio en el mes de julio, ejecutó otro ERTE por causas productivas en los servicios centrales de la empresa y con 639 trabajadores afectados.

Y es precisamente este último departamento, el de servicios centrales, el que se va a ver salpicado por un ERE sobre sus trabajadores con el objetivo de “salvaguardar la viabilidad empresarial” y ejercer “una gestión responsable”, tal y como han reconocido en un comunicado desde la propia empresa. La intención es que, mediante este desmantelamiento, se descentralice la compañía y se logre una gestión personalizada de cada unidad de negocio. Está por ver si el Ministerio de Trabajo, aún sin la información suficiente respecto a este procedimiento, considera lícito o no la ejecución de este ERE.

 

Comentarios