lunes 17/1/22
Cuando se habla de industria, se parte pensando en la necesidad de automatización, inversión y de dar un salto hacia tareas que, gracias a la inteligencia artificial y demás tecnología, han sido capaces de optimizar al máximo su productividad. En estos últimos años, además, se ha puesto en relieve la necesidad de disponer, a nivel…
El mantenimiento de la industria española para hacerla competitiva

Cuando se habla de industria, se parte pensando en la necesidad de automatización, inversión y de dar un salto hacia tareas que, gracias a la inteligencia artificial y demás tecnología, han sido capaces de optimizar al máximo su productividad.

En estos últimos años, además, se ha puesto en relieve la necesidad de disponer, a nivel local y nacional, de una industria fuerte, capaz de responder a la demanda de la sociedad y que sea capaz de adaptarse no solo a los cambios de demanda, sino a las necesidades casi de cada momento gracias a una versatilidad de maquinaria como no había existido previamente.

Sin embargo, pese a que todo eso es cierto, también lo es la necesidad de mantenimiento de todas las instalaciones no solo para garantizar al máximo la seguridad, sino para alargar la vida útil de las máquinas y evitar exceso de inversión a los empresarios que han visto cómo, con las nuevas normativas, la necesidad de actualización y las exigencias del mercado, se ha encarecido su producción.

«Cuando los equipos y estructuras en cualquier industria requieren de un mantenimiento predictivo o correctivo, analizamos todos los factores determinantes para encontrar una solución única óptima, personalizada y eficaz, con el objetivo de minimizar al máximo los tiempos de parada» explican desde Rodator, una de las empresas más reputadas del sector con más de 40 años de experiencia.

Por ejemplo, en la industria siderúrgica es habitual necesitar de composites de reparación poliméricos para proteger a las máquinas en entornos habitualmente agresivos tanto por el propio sector del acero como por los materiales y materias primas que se vierten sobre ellos. En el caso de la industria petroquímica, son las temperaturas que alcanzan y la presión que necesitan los productos los que provocan la corrosión o erosión de la maquinaria, necesitando de reparaciones y mantenimiento con materiales que sean capaces de aguantar esas condiciones.

En la industria marítima la corrosión del agua salada y la interperie, en las energéticas la necesidad de epoxi para reparaciones…y así en cada una de las industrias y sus peculiaridades.

En definitiva, una industria que, desde el sector que sea, necesita de soluciones rápidas, eficaces y, sobre todo, viables para mejorar su producción y convertirse en la solución de una manufactura necesaria tanto para el abastecimiento nacional como para la exportación. «La industria española tiene un potencial único para competir a nivel internacional y ganar la partida por la calidad de los productos que consigue» explican.

Comentarios