POLÉMICA CON LAS DE SU CASA

Lydia Lozano asegura que "no me pongo bragas en ninguna fiesta"

Un vecino de la colaboradora de Sálvame asegura tener imágenes de ella mientras bailaba ataviada únicamente con un tanga

Lydia Lozano, cuando pasó por Cámbiame.
Lydia Lozano, cuando pasó por Cámbiame.
Lydia Lozano asegura que "no me pongo bragas en ninguna fiesta"

A este paso a Lydia Lozano van a tener que ingresarla por desquiciamiento. Por si no tuviera suficiente con los ataques de los que suele ser víctima en Sálvame, donde parece ser una de las colaboradoras más criticadas por sus compañeros, ahora hasta un vecino suyo está intentando difamarla por las fiestas que organiza en su casa. 

Eso parece que es lo que pretendía cuando decidió llamar al programa de Telecinco para contar que la colaboradora hace fiestas hasta las tantas de la madrugada. A partir de esa noticia, varios de sus vecinos contaron que es un poco antipática, y después se habló hasta de que tuvo que intervenir la policía.

El DJ de la fiesta, que es técnico de sonido en el programa, dio la misma versión que Lydia: "La policía nos pidió bajar la música, lo hicimos y al rato acabó la fiesta", pero eso no impidió que otro vecino dijera tener en su poder imágenes de la fiesta donde se podía ver a la colaboradora bailando en el patio de su casa solamente ataviada con un tanga.

Esa acusación no sentó nada bien a la colaboradora, sobre todo porque el programa aseguró estar negociando dichas imágenes, y por ese motivo lanzó un órdago a sus jefes: "Dejo que emitáis las imágenes si viene el vecino que os las ha dado".

El único apoyo que encontró fue el de su compañera Gema López, que aseguró que "he recibido un mensaje en el que me dicen: 'Hola, yo no voy a dar mi nombre. Confirmo, a través de otra persona que estuvo en la fiesta, que fue muy divertida, como muchas de las que organiza Lydia Lozano. Hubo fiesta, hubo baile, hubo show y yo soy la persona que se quedó en tanga. Solo te pido que des la cara por Lydia porque sus fiestas son estupendas, lo pasamos muy bien y no tiene por qué comerse este marronazo de un vecino indiscreto".

Al escuchar estas palabras, Lozano no pudo reprimirse y rompió a llorar. Poco después acertó a afirmar que "lo que es verdad es verdad y lo que es mentira no tengo por qué decir que es verdad porque os apetezca a vosotros. Aquí se ha dado la imagen de que todos íbamos en ropa interior y no es verdad. Se ha dado credibilidad a un señor que, por supuesto, voy a denunciar. No me he puesto bragas en ninguna fiesta, pero si lo hiciera, estoy en mi casa. De este tema se va a encargar la policía".

Sobre la fiesta en cuestión precisó que "llega un amigo mío, un gran peluquero, de los mejores de España, que canta y baila que te mueres. Le pedimos todos que nos hiciera el baile de Beyoncé. Se subió encima de la piscina, imitó a Beyoncé terminó hizo así (haciendo un gesto de bajarse un poco los pantalones) y ahí acabó el show".