miércoles 25/11/20

El macho alfa Iglesias

Mi querido y admirado Alejandro Sanz, artista como la copa de un pino y orgullo de todos los españoles, hacía unas declaraciones este mismo fin de semana en un diario nacional en el que le titulaban: "Estoy convencido de que Pablo Iglesias no conoce Venezuela. Nadie puede querer esas políticas".

Alejandro Sanz me permitirá la licencia de darle la mitad de la razón en ese titular, es decir, asegurar como él que nadie en su sano juicio puede querer políticas chavistas bolivarianas que atentan contra los Derechos Humanos de la población, encarcelan a líderes políticos de la oposición, destierran a periodistas y cierran medios de comunicación que no bailan al son que marca Maduro y sus acólitos del narcogobierno venezolano; que tienen a su pueblo desabastecido de víveres de primera necesidad y causándole, además, penurias alimentarias; que tienen al país en una bancarrota económica sin precedentes, y así un sinfín de malditos "logros" revolucionarios que hacen de Venezuela un país pobre, con las tasas de inseguridad más altas del planeta.

Insisto. En esa frase el autor compositor tiene toda la razón porque esa es la amarga realidad de la Venezuela de hoy día. En lo que ya no estoy tan de acuerdo es en eso de que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, no conozca Venezuela. Vamos que si la conoce, y la conoce tan bien que junto a sus compinches Monedero, Errejón y compañía son artífices de ese modelo represivo llamado bolivariano que está destrozando Venezuela y llevando a sus ciudadanos a la confrontación civil. Por eso han cobrado miles de dólares de ese gobierno y sus siglas tienen el patrocinio del gobierno venezolano, quien en su mecenazgo aspira a que España siga las horrendas sendas políticas del país sudamericano.

Pablo Iglesias es capaz de todo, y para que quede constancia de ello, ha publicado en Whatsapp y Telegram mensajes que van desde demostraciones que muestran su lado oscuro violento (donde afirma que azotaría a una famosa presentadora navarra de televisión hasta que sangrase) hasta colocar la guinda de que él es marxista, es decir, que debemos imaginarnos a su líder y ejemplo Carlos Marx ''hostiando'' a todas las mujeres que se le ponían a tiro. En otro mensaje, el mismo Pablo Iglesias decía que ''va a romper la boca a un tipo'' añadiendo que ''van a saber lo que es el macho alfa del grupo cuando acosan a uno de los suyos''. Se pasa de esta autodenominación a mensajes del círculo del podemita Echenique, relatando que pueden sacar más dinero del gobierno venezolano para sus actividades si se necesitase. 

Y en Venezuela, la Asamblea Nacional sigue esperando a que respondan a la citación de presentarse los líderes españoles podemitas para dar explicaciones de todo el dinero que Maduro les ha desviado y que se lo han quitado a un pueblo que se muere de hambre.

Comentarios