viernes 3/12/21

El morbo se cita en el Bernabéu

Increíble, pero cierto, por no decir vergonzoso e inconcebible. El morbo se cita esta noche en el Bernabéu en un partido con una diferencia tan abismal como la que existe entre el Real Madrid, con más de cuatrocientos millones de presupuesto, y el Alcorcón, con algo menos de un millón para subsistir en Segunda División B y dejar en evidencia a todo un equipo galáctico de Florentino Pérez.

Es un encuentro que en otros tiempos y en otras circunstancias debería ser de puro trámite, de esos que no dejan en taquilla ni para pagar la luz, esta noche acaparará el centro de atención de los aficionados de todo el mundo, no sólo de los madridistas que sueñan con una épica remontada, sino también de todos aquellos a los que el morbo les hace decantarse a favor del equipo más débil.

El Real Madrid no parece tenerlas todas consigo ante un rival de inferior categoría en todos los órdenes. De ahí que se haya encomendado al 'espíritu Juanito' para encorajinar a su plantilla, y a una especie de 'todo a cien' con precios popularísimos de las localidades para que el Santiago Bernabéu sea como una de aquellas noche del 'miedo escénico' en la que remontar la diferencia de cuatro goles en contra con la que se enfrentará al modesto Alcorcón si quiere evitar un nuevo ridículo y alcanzar los octavos de final de la Copa del Rey.

Con el impulso moral de la victoria en el derbi del Calderón ante el Atlético, el Madrid necesita demostrar que el batacazo de la ida sólo fue un mero accidente en una pésima noche de las que de vez en cuando se dan en el fútbol.

Aunque la empresa de marcar cuatro goles y mantener tu portería cerrada a cal y canto no es nada fácil, el equipo de Manuel Pellegrini, lejos de las notas anecdóticas que rodean este partido, debe hacer olvidar dentro de lo que cabe con una remontada balsámica la humillante goleada que le convirtió en el hazmerreír del fútbol mundial. Un resultado contundente que ponga a cada equipo en su sitio. Aunque al Alcorcón, como se suele decir en estos casos, que le quiten lo 'bailao', que ya nunca podrá olvidar en toda su historia.

Comentarios