martes 13/4/21

Estrella Digital

¿Qué ocurre si comes mucha soja?

La soja se ha convertido en uno de los superalimentos del siglo XXl, en la próxima década se sembrará en más de mil millones de hectáreas en todo el mundo.

¡Aporta proteínas, pocas calorías y es VERDE! Pero ¿realmente es tan beneficiosa? ¿Es mejor consumir soja como aporte proteico que otros alimentos?

Vamos paso por paso, en primer lugar, hay que diferenciar los distintos formatos en los que encontramos la soja lista para el consumo:

1-    Soja natural o vainas de soja, ahora más conocida como edamame y ya se encuentra prácticamente en todas las grandes cadenas de supermercados

2-    Soja fermentada: miso, tamari o tempeh entre otros

3-    Soja texturizada y derivados de la soja: tofu, leche de soja, yogures, hamburguesas, leche de fórmula infantiles

La soja durante años y por medio de muchos estudios se ha relacionado con una mejoría en la menopausia y en los niveles de colesterol, pero no se ha tenido en cuenta hasta estudios mas recientes que ese mismo compuesto, la ISOFLAVONA, en exceso es perjudicial para nosotros y en occidente se ingiere en cantidad debido a la gran oferta de productos derivados de la soja y a la etiqueta de saludable como apellido.

De los diferentes formatos en los que se presenta la soja al consumidor, la opción fermentada es la más segura y de gran atractivo para las bacterias intestinales y por tanto, podríamos decir, que es la forma más beneficiosa para el organismo.

El problema principal está en la cantidad que ingerimos:

Imagina que eres consumidor de soja habitual y por ejemplo en un día tomas, leche de soja, tofu con verduras y un batido de proteína de soja o una barrita proteica de soja.

Con esta combinación y otras muchas estudiadas en dietas diarias, se duplica e incluso triplica la cantidad de isoflavonas que ingerimos en comparación a los asiáticos según un estudio de Japón.

El exceso de isoflavonas por tanto, se convierte en una amenaza para el organismo.

¿Qué son las ISOFLAVONAS?

FITOESTRÓGENOS, moléculas que dentro del cuerpo actúan como los estrógenos, hormonas sexuales femeninas y un alto consumo de soja, principalmente en mujeres en edad fértil, puede condicionar su fertilidad, en el caso del hombre la calidad del semen, también producir alteraciones en el tiroides e incluso colaborar en determinados cánceres.

HAY QUE TENER EN CUENTA QUE HAY ALIMENTOS QUE NO SON ORIGINARIOS DE NUESTRA CULTURA Y POR TANTO EL CUERPO NO RESPONDE IGUAL QUE EL DE LOS ORIENTALES EN ESTE CASO, DE DONDE ES ORIGINARIA LA VAINA.

Si añadimos que la soja se ha puesto de moda dentro del mundo healthy, la industria se ha aprovechado lanzando al mercado multitud de alimentos derivados de la soja, con el atractivo de tener procedencia vegetal y alto contenido en proteína.

En nuestra mente solo cabe pensar que estamos ante un alimento saludable y no somos conscientes de la cantidad que ingerimos al cabo de día, y si además la soja es procesada como es el caso de la soja texturizada, que se utiliza mucho en la dieta vegana como sustituto del pollo, deja de ser un alimento saludable, ya que se despropia de nutrientes interesantes y mantiene los perjudiciales.

Otra sustancia a tener en cuenta presente en la soja y también en las legumbres y frutos secos, son los ANTINUTRIENTES, el ácido fítico en concreto.

Son sustancias que se unen a minerales como el hierro, calcio, magnesio o zinc e impiden su correcta absorción. Cuando la soja se fermenta, deja de ser un problema ya que se destruye este ácido y pasa a ser un alimento interesante durante la digestión.

Resumiendo, la soja está de moda y aporta nutrientes interesantes como la proteína, bajo contenido calórico, fibra y minerales y en su forma fermentada, alimentos para nuestra flora intestinal, pero cuidado con la cantidad que ingerimos a la semana, para no sobrepasar los valores de fitoestrógenos y antinutrientes y sobre todo cuidar mucho que no sean derivados de la soja donde ésta misma se desvitaliza y pierde nutrientes y nos roba otros valiosos para nosotros.

¡LA SOJA NO ES TAN HEALTHY COMO NOS HACEN VER Y SOBRE TODO LOS DERIVADOS DE LA SOJA, SON PROCESADOS NO SALUDABLES!

Con esto no quiero decir que sea necesario eliminar la soja de la dieta, pero si por ejemplo eres consumidor asiduo de bebida de soja, alterna por semanas con bebida de avena, almendra o arroz, y si un día incluyes también yogur o edamame, deja descansar al cuerpo el resto de la semana.

Podemos incluirla en nuestra dieta de forma espóradica sin olvidarnos que contamos con magníficos alimentos autóctonos que son fuente de proteína de alta calidad. Una vez más es primordial contar con una dieta diversa y libre de procesados.

Teresa Salinas

https://www.instagram.com/micodigosaludable

https://twitter.com/codigosaludable

Comentarios