sábado 28/5/22
Hora sin cámaras

Gloria Camila y Kiko desatan toda su pasión en Supervivientes

El chico le confesó a la hija de Ortega Cano sus ganas de "hacerte el amor" y la pareja se dejó llevar pese a tener los micrófonos encendidos

kiko
La pareja, antes de su hora sin cámaras.

Pocas veces los Cayos Cochinos habían hecho tanto honor a su nombre como con motivo de la llegada a una de sus islas de Gloria Camila y Kiko, que, aprovechando, según la organización, el cumpleaños de él, y, según las redes, las prebendas de las que goza ella, la hora sin cámaras que se les concedió para dar rienda suelta a sus instintos sexuales.

Por muchas broncas que hayan tenido en las últimas fechas, o incluso con motivo de su cumpleaños, ya que el chico previamente había despreciado de malas maneras el collar hecho a mano con elementos de la propia playa por ella, parece que todo se olvidó cuando, al no estar vigilado por las cámaras, pudieron satisfacer esa carencia.

La pareja pudo hacer un 'break' en la aventura y desconectar de los problemas de la convivencia, y quedó gratamente sorprendida con la sorpresa que les preparó la organización del reality. Una barca y un pergamino fueron suficientes para hacer que tanto Kiko como Gloria Camila creyeran estar en el paraíso, sobre todo cuando las aguas de Honduras los condujeron hasta una de las islas desiertas de los Cayos Cochinos donde, para empezar, pudieron disfrutar de una gran tarta pensada para unas ocho personas.

Y es que ninguno de los dos quiso optar por compartir tal manjar con sus otros compañeros, opción que también les dio la organización del programa. La verdad es que su postura no hizo sino ratificar las palabras de la víspera, cuando la hija de Ortega Cano aseguraba que todos le caían mal. 

Lo mejor vino después de comer, cuando la pareja disfrutó de una hora sin cámaras de lo más ardiente, pese a que al principio parecía que no se iban a atrever. La pareja no dudó en dejarse llevar a pesar de que los micrófonos captaban cada palabra y cada beso de la pareja.

Así, se le pudo escuchar a Kiko decir "tengo unas ganas de hacerte el amor...", o incluso algo más soez como "te gustaría ese bulto, ¿eh?". Esa insinuación de su novio parece que preocupó algo a Gloria Camila, que se acordó de su padre inmediatamente: "Te escucha mi padre decir eso... Pero me gusta tocarla, eh".

Finalmente, la pareja se dejó llevar en las aguas de la playa, a propuesta de Kiko, al que por unos momentos pareció olvidársele esa preocupación que tenía por el hecho de estar nominado esta semana. 

Gloria Camila y Kiko desatan toda su pasión en Supervivientes
Comentarios