miércoles 21/10/20
En audiencias y críticas

Los diez grandes fracasos televisivos del año

TVE, con seis, es la cadena que más programas fallidos ha estrenado a lo largo del año

pelu
'La pelu', quizás la serie con peores audiencias de la historia.

Como suele ser habitual por estas fechas, lo que prima es hacer balance del año, ya sea por el lado positivo, por las cosas que nunca olvidaremos, como por el negativo, por las que si no hemos olvidado ya estamos camino de hacerlo. En materia televisiva, y dado que, como en el fútbol, cada uno tiene sus colores y su selección ideal, en esta ocasión vamos a centrarnos mejor en las negativas, sobre todo porque las audiencias, como don algodón, no engañan, y por ellas nadie puede librarse de entrar en la lista negra de los grandes fiascos de 2017.  

Empecemos por uno de los más llamativos, tanto por la personalidad del protagonista, toda una estrella radiofónica como Carlos Herrera, como por lo que suponía su regreso a la televisión. ¿Cómo lo ves?, incluso antes de emitirse, ya parecía condenado, por las críticas en las redes sociales que los detractores de los ideales del periodista, y terminó de hundirse con su propia dinámica, con un formato inclasificable, porque nadie sabía lo que era. Si encima, en el primer programa, pese a que se dijo en un principio que estaría 'pegado' a la actualidad, no se abordan los incendios de Galicia, en los que murieron varias personas... Se estrenó el 16 de octubre con un aceptable 10,2% de cuota de pantalla y 1.816.000 espectadores, pero, tras cambiar de día para ver si había más suerte, en su última entrega, apenas un mes después, firmó un 3,9% de cuota y sólo 614.000 fieles. 

carlos

Sí estaba establecido de antemano que Mad in Spain era un debate político, pero el enésimo intento de Telecinco de apostar por esta fórmula, aprovechando las crisis sociales que han asolado este año nuestro país, tampoco dio resultado. El programa presentado por Jordi González y Nuría Marín se estrenó en Telecinco el domingo 23 de julio en 'prime time' con un 10,2% de cuota y 1.173.000 espectadores, y se despidió el 10 de septiembre con un 7,6%, su cuota más baja de todas las emisiones y sin haber conseguido nunca ni enganchar a la audiencia ni lograr que lo allí debatido tuviera luego repercusión durante la semana siguiente. 

En la misma cadena se estrenó All you need is love... o no, el espacio con el que Paolo Vasile quiso demostrarle a Risto Mejide lo bien considerado que le tiene, a la par que daba la bienvenida a Irene Junqueras, que cambiaba así de grupo mediático y decía adiós a Zapeando y a sus amigos de El Chiringuito. Lo que parecía un remake de Lo que necesitas es amor se quedó en una burda copia, confirmando que al presentador no le puedes sacar de las entrevistas que lleva a cabo en Cuatro. Sólo esa amistad con el consejero delegado le permitió al espacio cumplir 13 emisiones, despidiéndose el 31 de julio con una audiencia media de 1.305.000 seguidores y un 11,5% de cuota. 

Y para demostrar que en todos los géneros puede pinchar una cadena, Telecinco también se estrelló en el terreno de la ficción con 'Ella es tu padre', la serie que ahora, aprovechando las fiestas navideñas y el parón de sus grandes producciones, está terminando de emitir, después de estrenarla el pasado 4 de septiembre y retirarse el 17 de octubre, después de únicamente siete emisiones. Ahora, y de dos en dos, se ofrecen los seis restantes. Los 2.404.000 espectadores y el 16,6% de cuota del día del estreno se quedaron en 1.369.000 seguidores y un 8,9% de cuota del séptimo capítulo. Otro remake, en este caso de 'Señora Doubfire', que fallaba, pese al gran esfuerzo de Carlos Santos, su protagonista. 

ella

Audiencias ínfimas

Claro que para demostrar cómo se puede pinchar en ficción, en época de vacas gordas de la misma, y por partida triple, TVE, que lo hizo con 'iFamily', 'La Pelu' y 'Reinas', por mucha coproducción que fuera esta última. La primera se estrenó el 7 de marzo, con 1.520.000 espectadores y una cuota del 8,7%, y se despidió el 18 de abril, con su octava entrega, con 360.000 seguidores y un 6,5% de cuota, que, aunque parezca mentira no fue la peor de todas (en tres capítulos ni tan siquiera llegó al 6%). La vuelta de Antonio Resines a TV, acompañado de ilustres también como Antonio Garrido o Fernando Cayo, no pudo ser más esperpéntica.

Bueno, sí lo podría haber sido si hubiera formado parte del reparto de 'Reinas', que venía avalada por el hecho de ser una coproducción con la BBC, por su súper millonario presupuesto (unos dos millones de euros por episodio) y por suponer una rentré más de José Luis Moreno en la pública, donde parecía que había terminado para siempre después de La alfombra roja. Los seis capítulos emitidos, a partir del 24 de enero, tuvieron una audiencia media de 1.270.000 espectadores, con un 7,4% de cuota de pantalla (en el último ni llegó al millón ni al 7%).

ella

Esas cifras podrían tildarse de espectaculares comparadas con las de 'La Pelu', la ficción con la que volvió a hablarse del regreso de la 'caspa' a la TV. Sus 238 sketches emitidos tuvieron una audiencia media de 207.000 espectadores y un 2,3% de cuota de pantalla, con entregas que no llegaron ni a los 10.000 fieles ni al 1%, algo increíble si hablamos de que era La 1. La crítica se cebó con ella y quizás quien más lo lamentó del reparto fue Fernando Gil, uno de los protagonistas, que veía con esta cómo sumaba dos fiascos en este año, después de su estreno como presentador con No es un sábado cualquiera. Se estrenó el 6 de junio, con un 6,2% y poco más de 800.000 espectadores, y apenas 17 días después decía adiós con 604.000 y un 5,5%.

sabado

Los peores registros de su historia los logró Gran Hermano Revolution, que realmente fue una revolución en sí mismo, desde el día del estreno con esos cien candidatos a entrar en la casa que iban siendo desechados poco a poco, en vez de ir entrando en la misma. La audiencia ha terminado por darle la espalda no sólo a Jorge Javier Vázquez sino también al formato, y la 18ª edición del reality más importante de nuestro país podría ser la última, o al menos, la última en mucho tiempo.

Eso sí, si sería difícil entender la continuidad del espacio anterior más aún lo es explicar la continuidad a lo largo de todo el año de Dani & Flo, el programa que ocupa las tardes de Cuatro y que no ha funcionado desde el día de su estreno, el 27 de febrero, por muchas remodelaciones sufridas e incorporaciones habidas, como el caso de Lara Álvarez. No llegar a los 400.000 espectadores de media ni al 4% de cuota de pantalla son registros que hoy en día sólo se soportarían en cadenas generalistas como La 2. 

Comentarios