lunes 20/9/21

Elementos para mejorar la accesibilidad para personas mayores o dependientes

Los elevadores verticales y los ascensores se han convertido en unos elementos de gran importancia para mejorar la accesibilidad de estos colectivos, de esta manera, ayudan a adaptar todos los espacios para, cualquier persona, tenga un fácil y cómodo acceso a los mismos
tacataca

En los últimos años, el mundo ha cambiado y la sociedad está cada vez más concienciada de la necesidad de adaptar los espacios públicos. La accesibilidad es muy importante para aquellas personas que cuentan con movilidad reducida y para los mayores. Lo cierto es que se ha recorrido un largo camino para suprimir las barreras arquitectónicas es por ello que, a lo largo del tiempo, se han creado nuevos dispositivos para mejorar esta accesibilidad para estos colectivos.

Dentro de los elementos que se utilizan con este fin, los elevadores verticales y los ascensores son los más demandados, debido a su gran utilidad ya que evitan que se tengan que usar las escaleras, además de ser elementos muy versátiles, sobre todo los primeros, puesto que permiten poder instalarlos tanto en tramos rectos como en tramos con curvas.

Elevadores verticales: ¿qué son?

Se trata de unos elementos muy completos para poder ofrecer una solución accesible para aquellas personas que lo necesiten, principalmente con el objetivo de favorecer el desplazamiento vertical de las mismas. Una plataforma que tiene una gran utilidad, debido a que ofrece la posibilidad de sortear desniveles con un máximo de altura de 15 metros, pudiendo añadir algunas paradas intermedias en el caso de que se necesite.

Teniendo en cuenta la llegada de las nuevas tecnologías, en la actualidad, ha hecho que existan numerosos tipos de elevadores, con diferentes modelos y configuraciones, de esta forma, se pueden adaptar a cada tipo de infraestructura, así como los niveles de carga.

En este sentido, hay que decir que estas plataformas ofrecen la posibilidad de ayudar a las personas dependientes o mayores, que necesitan sillas de ruedas para desplazarse, por lo que son perfectamente adaptables.

Es importante hacer hincapié en que, estos elevadores pueden instalarse en cualquier tipo de edificio, ya sean comunidades de vecinos, viviendas unifamiliares, chalets y edificios públicos, entre otros espacios. Dependiendo de las necesidades, se puede elegir entre diferentes variantes, sobre todo en base a la altura del edificio. Como ya se ha comentado, el máximo es de 15 metros, mientras que el mínimo suele ser de 3.

¿Cuáles son los más habituales?

Dentro de los elevadores verticales, hay que hacer una diferenciación entre los tipos que son más habituales. En este sentido, se hace referencia a las plataformas elevadoras y los salvaescaleras. En el primer caso, las plataformas elevadoras son muy útiles en aquellos edificios de poca altura, con la ventaja de que, para su instalación, no es necesario invadir el espacio destinado para la escalera, puesto que la plataforma se coloca fuera de esta zona.

Por su parte, los salvaescaleras se dividen a su vez en plataformas y sillas. En el caso de las plataformas salvaescaleras, se utilizan principalmente para favorecer la movilidad a aquellas personas que necesitan silla de ruedas, siendo bastante duraderas y sencillas de utilizar; mientras que las sillas salvaescaleras están destinadas a aquellas personas que tienen movilidad reducida, siendo habitual instalarlas en viviendas de tipo unifamiliar o edificios cuya arquitectura no permite habilitar un espacio para adaptarlo.

¿Y los ascensores?

Además de los elevadores verticales, otros elementos que se han vuelto imprescindibles en esto de la accesibilidad son los ascensores, de hecho, son muy necesarios, puesto que permiten el acceso a cualquier espacio, a las personas que tienen movilidad reducida, son dependientes o a aquellos más mayores.

Aparte de la adaptabilidad a los espacios, los ascensores permiten llegar a alturas mucho más elevadas, pisos a los que no podríamos subir a pie tan fácilmente. De igual modo, otra de los beneficios que ofrecen estos elementos es que cuentan con una mayor velocidad, lo que se traduce en poder desplazarse de un piso a otro, rápidamente, sin la necesidad de tener que realizar ningún esfuerzo.

A todo ello hay que sumarle la seguridad, ya que este tipo de transporte cuenta con sistemas de seguridad muy avanzados, debido a los avances tecnológicos, por lo que, una vez montados en un ascensor, no habrá que preocuparse prácticamente de nada.

Comentarios