domingo 05.04.2020
AMOR ELECTORAL

Los besos de Rajoy y Sánchez tiñen de ternura el 26J

El 'piquito' que el presidente del Gobierno le dio a su mujer durante el discurso que ofreció en Génova tras ganas las elecciones ha conseguido convertirse en todo un fenómeno viral, e incluso lo han comparado con el de Casillas y Carbonero en la final del Mundial del 2010

Pedro Sánchez con su mujer, Begoña Gómez, y Mariano Rajoy junto a Elvira Fernández.
Pedro Sánchez con su mujer, Begoña Gómez, y Mariano Rajoy junto a Elvira Fernández.

El fervor de saberse ganador de las elecciones de este domingo 26 de junio consiguió que, pese a su habitual frialdad, el matrimonio formado por Mariano Rajoy y Elvira Fernández hiciera una muestra pública de su amor. Y no de cualquier manera. A lo grande. Durante el discurso del presidente en funciones en la sede del Partido Popular en la calle Génova la masa de 'fans' del político gallego le instaba a que 'botase', para deleite de sus acérrimos defensores. Él lo hacía de mil amores, y comenzaba así a celebrar la victoria de su partido.

Pero el momento clave de la noche electoral llegaba cuando Rajoy agradecía a todos los que, con su apoyo, habían conseguido que se alzase ganador. Hacía especial hincapié en su mujer, 'Viri' Fernández, a la que cogía por el hombro y le plantaba un tímido beso en los labios, que conseguía hacerse viral entre los internautas. "España tiene un instrumento importante que jamás le va a fallar a España y a los españoles, es el Partido Popular", proclamaba. Los 137 escaños (14 más que en diciembre) que consiguió su partido convirtieron a Rajoy en 'el doble' de Iker Casillas, con el que se comparó por el beso que le dio a su mujer, Sara Carbonero, cuando España ganó el Mundial de 2010. 

Esta imagen quedó para la posteridad grabada en la retina de todos los españoles, que se hicieron eco de tan comentado beso en las redes sociales.

Pedro Sánchez hizo lo propio con Begoña Gómez

En el caso del líder socialista el asunto pasó más desapercibido. En otro lado de Madrid, en la sede del PSOE situada en la calle Ferraz, Pedro Sánchez hablaba ante sus votantes poco antes de que el Partido Popular celebrase su victoria por todo lo alto. Pese a que consiguió más diputados que el Iglesias y Garzón, Sánchez pegó un batacazo con respecto a las elecciones de diciembre y no pudo mostrarse especialmente victorioso.

Su mujer, Begoña Gómez, le brindaba su apoyo con un beso minutos antes de hablar ante la prensa. Sin embargo, éste no consiguió ni la mitad de repercusión que el de su contrincante Mariano, posiblemente porque esta pareja sí que acostumbra a ser cariñosa ante la prensa y no chocó ni sorpendió de la misma manera.

loading...
Comentarios