viernes 25/6/21
Mantén siempre el coche a punto

La alineación y el equilibrado de las ruedas son fundamentales en el mantenimiento del coche

El cuidado de las ruedas del coche es muy importante, no sólo porque cambiarlas resulta bastante molesto, sino por la propia seguridad y la de la familia o amigos

coche

. Las ruedas de todos los vehículos necesitan mantenimiento periódico, no sólo con el hinchado correcto, sino para mantener su equilibrado y alineado, para prevenir desgastes prematuros o accidentes.

Mantener la alineación correcta en las ruedas del coche aumenta la seguridad del vehículo

Las causas por las que las ruedas del coche pueden desalinearse son muchas. La correcta alineación de las ruedas tanto delanteras como traseras es la que indica el fabricante del vehículo. En muchas ocasiones, aunque el coche sea nuevo, puede pasar que al pisar un bordillo, o pasar un bache cuando se conduce rápido, o bien al pisar una piedra en la carretera, se puede desalinear la dirección de las ruedas.

Cuando las ruedas del coche no están en su correcta alineación y equilibrio, se producirá un desgaste desigual en los neumáticos, o puede suceder también que una de las ruedas se desgaste más que la opuesta, y provocar un accidente. Por estas razones, es imperioso alinear la dirección del coche de forma periódica.

No hacer una alineación preventiva o cuando es necesario, es peligroso, ya que se desgastan los neumáticos, la dirección y la suspensión del vehículo.

¿Cuáles son las señales que indican que es necesaria una alineación del coche?

La mejor forma de saber cuándo se debe proceder a revisar la alineación y el equilibrio de las ruedas, es cuando el coche tira hacia un lado cuando se conduce, o cuando se percibe una vibración en el volante cuando se conduce rápido. La mejor forma es la preventiva, aunque todo parezca estar bien, a través de una revisión anual.

Hay ciertos hechos que determinan la necesidad de realizar una alineación y son los siguientes:

  • Se procede al cambio de neumáticos por nuevos.
  • Cuando los neumáticos tienen irregularidades en el desgaste.
  • Al realizar un mantenimiento o reparación de la suspensión o la dirección del coche.
  • Si el coche no sigue una línea recta y se suelta el volante por unos segundos.
  • Cuando se perciben vibraciones en el coche.
  • Si se llega a los 20 mil kilómetros recorridos desde la última revisión, que se estima en un año.

 

Cuando la alineación es correcta, las ruedas trabajan unas con otras de forma paralela y en el ángulo correcto determinado por el fabricante. Hay talleres especializados en este tipo de trabajos con un servicio completo de diagnosis y mantenimiento, con el mejor factor calidad-precio del mercado. Cuando se hace la alineación también se realiza el equilibrado de las ruedas.

El equilibrado de las ruedas también es importante

El equilibrado de ruedas es vital para evitar vibraciones que producen desgastes prematuros de los neumáticos y desperfectos en los sistemas de suspensión y dirección del coche.

Las vibraciones comienzan a sentirse a partir de los 90 a 120 kilómetros por hora. Se siente en el volante y también en los asientos traseros, cuando las ruedas desequilibradas son las de atrás. El equilibrado de ruedas debe realizarse en talleres especializados, con herramientas y maquinarias que son específicas para estos casos.

La falta de equilibrado de las ruedas puede traer problemas importantes en el desgaste de los neumáticos, la suspensión, amortiguadores, la dirección y la transmisión.

El desequilibrio en las ruedas puede producirse por diferentes motivos:

  • Pérdida de los contrapesos que llevan las ruedas.
  • Mal montaje de la rueda.
  • Presión incorrecta en los neumáticos.

 

Es esencial realizar un equilibrado de ruedas cada vez que se reemplazan los neumáticos, o cada vez que se produzca el desmontaje del neumático y la llanta.

Muchas personas confunden la alineación y el equilibrado de las ruedas, no es el mismo trabajo, aunque se complementan y se realizan en los mismos talleres.

Con la alineación se mantienen las ruedas paralelas y con el ángulo correcto, mientras que el equilibrado consiste en que la rueda gire de forma homogénea, eliminando o corrigiendo las fuerzas o inercias producidas cuando llanta y neumático giran juntos. Estas fuerzas o inercias que se producen en la rotación de la rueda, se corrigen por medio de compensadores de diferentes pesos, llamados contrapesos.

El trabajo de alineación lo puede hacer el dueño del coche de forma artesanal

Es posible que puedas alinear las ruedas de tu coche tú mismo de forma sencilla, con la utilización de unos ángulos de hierro y dos cintas métricas. Para aquellas personas que cuidan su condición financiera y les gusta resolver cualquier inconveniente que se presente en su vehículo, es muy efectivo aprender a hacerlo.

Generalmente, las ruedas delanteras de los coches son las que se desalinean con más frecuencia. Cualquier coche que no tenga sus ruedas correctamente alineadas, tiene problemas para desplazarse en línea recta, teniendo que realizar constantemente una mínima corrección por medio del volante.

Las ruedas delanteras pueden tener una mala convergencia, cuando las ruedas apoyan mal en el suelo, con un ángulo que hace que la rueda quede más adentro en su apoyo que en su parte posterior. Esta convergencia puede ser interna o externa, según el ángulo con respecto al suelo.

Lo que hace falta para realizar este procedimiento casero, son dos ángulos de hierro de unos 60 cm de largo cada uno, que se colocarán paralelos a las ruedas del coche. Además de estos dos ángulos de hierro, hacen falta dos cintas métricas para medir a cada lado de las ruedas la correcta convergencia de las mismas. También es necesario contar con un gato hidráulico para subir y bajar el coche para realizar los ajustes necesarios.

Los ajustes se realizan en los extremos de dirección, de los cuales hace falta sacar las tuercas que los sujetan a las ruedas para poder proceder al alineado. Después de realizar los ajustes en los extremos de dirección, se debe volver a medir con las dos cintas métricas hasta que las dos muestran una coincidencia. En ese punto se procede a ajustar las tuercas de los extremos. Una vez hecho esto, se debe probar el coche para saber si el trabajo realizado fue correcto.

Comentarios