martes 07.04.2020
EL AñO DE... EDWARD SNOWDEN

El hombre que puso en jaque a Washington

Sus revelaciones de una trama de espionaje global provocaron un terremoto en las relaciones diplomáticas internacionales

Edward Snowden. | GTRES
Edward Snowden. | GTRES

Edward Snowden, exanalista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), se convirtió en el hombre más buscado de este año. El técnico logró poner contra las cuerdas al Gobierno de Barack Obama tras dejar al descubierto una potente red de espionaje global de la inteligencia estadounidense a las comunicaciones telefónicas y digitales de millones de ciudadanos en todo el mundo. Sus revelaciones provocaron un verdadero seísmo en las relaciones diplomáticas de Washington con sus socios europeos, los países latinoamericanos, Rusia y otros países como China o Japón.

Traidor en su tierra y un héroe en gran parte del mundo, Snowden dejó de ser un exanalista anónimo para convertirse en un luchador por la verdad y la libertad siguiendo la estela de Julian Assange, creador de Wikileaks, y el soldado Bradley Manning. Por una cuestión de principios, decidió denunciar el ‘Gran Hermano’ que tenía montado EEUU para vigilar al mundo, filtraciones que acabaron salpicando a medio planeta con unas repercusiones y un alcance inesperados.

Snowden se convirtió en uno de los mayores enemigos de Estados Unidos

Las alarmas saltaron en Washington cuando el pasado 6 de marzo The Guardian y The Washington Post  revelaron la existencia de dos programas: uno que registra datos de llamadas en EEUU y otro que permite a la inteligencia estadounidense acceder a servidores de los gigantes de Internet para buscar conexiones con el terrorismo internacional. Tan sólo 3 días después, el exanalista decidió dar la cara y salir de su escondite en un hotel de Hong Kong, convirtiéndose en uno de los mayores enemigos de su país y reclamado por la Justicia por los delitos de robo, espionaje y conversión de propiedades gubernamentales.  

Pese a que Washington amenazó con represalias a quien ayudase a Snowden, este logró escapar de Hong Kong con la ayuda de Wikileaks llegando al aeropuerto de Moscú, donde permaneció más de un mes hasta que Rusia le concedió un año de asilo.

Obama, principal víctima del escándalo

Mientras, las filtraciones no cesaron dejando la credibilidad del Gobierno de EEUU por los suelos y dinamitando la confianza de sus socios. Obama, quien siempre aseguró que no conocía el alcance de la red tejida tras el 11-S, fue el principal perjudicado por el escándalo. La trama de espionaje global acabó salpicando a medio mundo: la NSA espió las comunicaciones de la UE, 38 embajadas, misiones diplomáticas en países aliados como Alemania y Francia, las comunicaciones personales de líderes como Dilma Rousseff o Angela Merkel, y a naciones asiáticas como India, China, Corea del Sur y Japón.

El espionaje global está muy lejos de haber escrito su último capítulo

Las revelaciones enfriaron las relaciones diplomáticas, aunque el presidente de EEUU se esforzaba en apaciguar a sus socios prometiendo una revisión a fondo de estos programas. Disculpas y promesas que no frenan los deseos de Bruselas y Brasil, presionados por su opinión pública, para llegar al fondo de la cuestión con una verdadera investigación. Snowden se ha ofrecido a comparecer ante el Parlamento Europeo a través de videoconferencia para dar todas explicaciones pertinentes. Además, a cambio de asilo político ha ofrecido a Dilma Rousseff plena colaboración ante la cumbre que la presidenta brasileña ha convocado para el año que viene en abril de 2014 con representantes de la sociedad civil, empresas y gobiernos para abordar cuestiones como la privacidad en la red y el derecho a la libertad de expresión.

Si como asegura The Guardian sólo un 1% de los documentos que Snowden tenía en su poder han visto la luz, el ‘culebrón’ del espionaje global está muy lejos de haber escrito su último capítulo.

loading...
Comentarios