sábado 4/12/21

Barcelona es una ciudad tan turística que, perfectamente puede ocurrir, muchas de las personas que viajan hacia allí la han recorrido tanto que conocen al detalle sus principales atractivos turísticos, o al menos, los que se encuentran en los ejes centrales de la capital catalana.

Justo por esa razón es que, en este caso, queremos centrarnos en una propuesta completamente diferente para quienes tengan pensado realizar una próxima escapada hacia la Ciudad Condal, analizando qué ver y hacer en los alrededores de Barcelona.

En efecto, una vez que te hayas asegurado tu estadía en algún alojamiento bien localizado como el Hotel Naitly, puedes comenzar a planificar los paseos que te permitirán descubrir esas maravillas que se hallan a apenas unos minutos del centro y con múltiples posibilidades de acceso.

¿Qué ver y hacer en los alrededores de Barcelona?

Monasterio de Montserrat

Como uno de los símbolos de Cataluña, el Monasterio de Montserrat es también uno de los parajes más concurridos por aquellos que deciden salirse un poco de las rutas más típicas, y acercarse al sistema montañoso ubicado en las afueras de Barcelona, con su parque y construcciones.

Los orígenes del Monasterio de Montserrat se remontan al siglo IX, y debe su nombre a la Virgen de Montserrat cuya presencia puede observarse en esta antigua y bien conservada abadía española.

Colonia Güell de Gaudí

A media hora de la ciudad, tienes la Colonia Güell de Gaudí, más precisamente en la denominada Santa Coloma de Cervelló, donde podrás ver una de las iglesias más exclusivas del mundo.

No son pocos los que la consideran la obra más maravillosa de Gaudí, y es que el famoso arquitecto modernista que marcó para siempre la historia de la ciudad, que en este caso desarrolló una colonia completa para los trabajadores de su mecenas Güell y su imperio del rubro textil.

Manresa

Hacia el interior de Barcelona, y tras cerca de una hora de viaje, se arriba a la localidad de Manresa, donde tienes un par de monumentos que no deberías perderte en tus próximas vacaciones.

El primero de ellos es la basílica de estilo gótico del siglo XIV, la Seu de Manresa, producto del ingenio del mismo arquitecto que levantó la Catedral del Mar de Barcelona. De hecho, notarás rápidamente el parecido entre ambas, como así también su altísimo grado de preservación.

En segunda instancia, igual de imperdible y reconocida por las peregrinaciones religiosas que hasta allí llegan todos los años, tienes la Cueva de San Ignacio de Loyola.

Castillo de Cardona

Dentro de la provincia de Barcelona merece asimismo un día el Castillo de Cardona, una opción que puedes agregar a tu salida el mismo día que vayas hacia Manresa, ya que comparten ruta.

Este castillo lleno de historia se emplaza en una colina, lo que le da una vista privilegiada no sólo del pueblo contiguo de Cardona, sino de buena parte de la provincia.

Vic

Yendo hacia la comarca de la Garrotxa, detenerse en Vic es una extraordinaria idea, por ser una de las ciudades medievales con Plaza Mayor que aún guardan ese espíritu tan particular de la época.

Comentarios