miércoles 30/9/20

El Papa se reunió con el nuevo emperador de Japón y con víctimas de catástrofes

El pontífice también se refirió a temas como el acoso escolar, muy extendido en el país asiático, después de escuchar el testimonio de un filipino que pensó en suicidarse
pApa y naruhito japón

El papa Francisco se reunió este lunes con el nuevo emperador de Japón, Naruhito. También con las víctimas del terremoto, del tsunami y de la catástrofe nuclear de 2011, ante quienes expresó su preocupación por el uso de la energía atómica.

«Bienvenido a Japón», le dijo en español el emperador, al recibirlo en la entrada del Palacio Imperial de Tokio, para mantener un encuentro privado de aproximadamente media hora.

El Papa obsequió al emperador, entronizado hace un mes, un cuadro en mosaico artístico, obra del pintor romano Filippo Anivitti (1876-1955).

Antes de su conversación con el emperador, Francisco se reunió con las víctimas del terremoto, del tsunami y de la catástrofe nuclear de 2011 en Japón.

El papa escuchó los testimonios de las víctimas del terremoto submarino de magnitud 9,0 que el 11 de marzo de 2011 produjo una ola gigantesca en el noreste de Japón que se llevó por delante a más de 18.500 personas.

La ola llegó a la central nuclear de Fukushima, y causó el peor accidente nuclear desde el de Chernóbil (Ucrania) en 1986.

Preocupación por la energía nuclear

El Papa dio las gracias a todas aquellas personas que se movilizaron inmediatamente después de los desastres, para apoyar a las víctimas.

«Una acción que no puede perderse en el tiempo y desaparecer después del shock inicial, sino que debemos perpetuar y sostener», declaró. Recordó a las más de 50.000 personas que fueron evacuadas, actualmente en viviendas temporales, que no pueden regresar aún a sus hogares.

470.000 habitantes tuvieron que abandonar sus hogares en los primeros días de la catástrofe, incluidos 160.000 en la zona del complejo nuclear de Fukushima.

A las víctimas del tsunami hay que añadir más de 3.700 muertes reconocidas por las autoridades como resultantes del deterioro de las condiciones de vida de los evacuados.

Esta situación implica, a su vez, la preocupación por el uso continuo de la energía nuclear, añadió el pontífice.

Los obispos japoneses pidieron la abolición de las centrales nucleares, recalcó.

En 2016, la Conferencia Episcopal de Japón hizo un llamado al mundo para abolir la producción de energía nuclear.

«Nuestra era siente la tentación de hacer del progreso tecnológico la medida del progreso humano. Es importante, en momentos como este, hacer una pausa y reflexionar sobre quiénes somos y, quizás de manera más crítica, quiénes queremos ser», dijo el Papa.

El sumo pontífice también llamó a tomar decisiones valientes sobre la explotación de los recursos naturales, sobre todo de las futuras fuentes energéticas.

«Física y mentalmente destrozado»

Matsuki Kamoshita tenía 8 años de edad cuando se produjo la catástrofe. «Me acosaban en el lugar al que fuimos evacuados y cada día era tan duro que me quería morir», le contó al Papa. Su padre, que regresó a la región de Fukushima, terminó por dejar de trabajar tras acabar física y mentalmente destrozado, agregó.

El adolescente pidió al jefe de la Iglesia católica que rece para que las personas de todo el mundo trabajen para eliminar la amenaza que representa la exposición a las radiaciones. Francisco lo abrazó en esta ceremonia en la que participaron 300 personas.

Tras reunirse con el emperador, el Papa conversó y bromeó con los jóvenes en la Catedral de Santa María de Tokio, en un ambiente distendido, entre risas y aplausos.

Sin embargo, se refirió a temas como el acoso escolar, muy extendido en Japón, después de escuchar el testimonio de un filipino que pensó en suicidarse.

«Debemos unirnos todos contra esta cultura del ‘bulismo’ y aprender a decir: ¡Basta!», les dijo el Papa, recalcando que los acosadores son los verdaderos débiles.

«Una vez más, quisiera decir que, para crecer, para descubrir nuestra propia identidad, bondad y belleza interior, no podemos mirarnos en el espejo», les aconsejó. «Se han inventado muchas cosas, pero gracias a Dios todavía no existen selfis del alma».

Comentarios