viernes 7/5/21

Estrella Digital

LIVERPOOL 1-3 SEVILLA

El Sevilla logra la Quinta gracias a una segunda parte mágica

El equipo hispalense estaba moribundo al final de la primera mitad. Se fue al descanso por detrás en el marcador, a pesar de que el árbitro les perdonó dos posibles penaltis por manos. Mariano y Coke capitanearon una reacción impresionante y permitieron que su equipo venciese al final con comodidad

Reyes levantó la copa. | EFE
Reyes levantó la copa. | EFE

El Sevilla consiguió en Basilea su tercera Europa League consecutiva, gracias a una reacción heroica tras una primera parte para olvidar. El equipo del Sánchez Pizjuán volvió a demostrar que es el absoluto rey de esta competición, puesto que se ha alzado con el título en cinco de las últimas once ediciones. La próxima Champions League volverá a contar con cinco clubes españoles.

Unai Emery logra su tercer título en su tercera temporada completa como técnico sevillista y puede cerrar un año excepcional, si consigue el doblete en la final de la Copa del Rey que disputará el domingo frente al Barcelona. Los andaluces llegan crecidos a esta parte de la temporada, aunque lo tuvieron que pasar muy mal para derrotar al Liverpool.

Los ingleses fueron infinitamente mejores en la primera parte porque el Sevilla les dio muchas opciones para presionar y no supo defender en zona, ante un grupo de jugadores que se atasca cuando tiene que proponer. Los hispalenses aprendieron la lección en el descaso y salieron con una propuesta totalmente diferente en los segundos 45 minutos. Gamerio tuvo suerte de empatar nada más salir de los vestuarios y a partir de ahí todo fue coser y cantar. Mariano firmó un auténtico partidazo y Coke hizo un doblete que no olvidará nunca. El partido podría haber cambiado completamente si el árbitro hubiese señalado dos penaltis reclamados por el Liverpool en la primera parte.

El Sevilla entró al campo con el once esperado, mientras que Klopp hizo de inicio una apuesta realmente ofensiva. Sin embargo, a los 'reds' les costó unos minutos asentarse en el terreno de juego y parecía que los hispalenses no iban a tener problemas para hacerse con el mando de las operaciones. Vitolo encontraba espacios y los de Emery jugaban al ritmo que imponía Banega.

En cualquier caso, rápidamente se vio que la posesión del Sevilla era estéril y el Liverpool se envalentonó hasta arrinconar a su rival. David Soria despejó el primer disparo desde la frontal de Emre Can en el minuto diez, pero el portero no estuvo nada fino en la siguiente jugada en la que se quedó a media salida, Sturridge remató, pero Carriço apareció para sacarla de tijera en la línea de gol. Además, el delantero inglés se encontró un mano a mano poco después, pero remató al cuerpo de Soria, que le achicó a la perfección todos los espacios. Por otro lado, el árbitro del partido perdonó un claro penalti por mano a Carriço, puesto que el central cortó una jugada muy peligrosa con el brazo extendido.

Los de Nervión todavía no daban sus peores sensaciones, pero estaba claro que el Liverpool llevaba todo el peligro. Gameiro dio algo de aire con un intento de chilena tras un saque de esquina, que salió por línea de fondo muy cerca del palo derecho de Mignolet. Pero esa llegada fue solo un espejismo y Sturridge adelantó al Liverpool en la siguiente llegada de los suyos. El delantero, con espacio dentro del área para pensar, golpeó a la perfección con el exterior de su pierna izquierda y colocó el balón en la escuadra contraria.

El Sevilla sobrevivió a un momento crítico

El equipo español acusó el golpe y en los minutos posteriores se convirtió en un flan. El Liverpool olió sangre y se fue a resolver la final por la vía rápida. Lovren marcó en una jugada a balón parado, pero el colegiado anuló con buen criterio la acción por un fuera de juego de Sturridge, que no llegó a tocar el balón, pero influyó decisivamente en la jugada al confundir a Soria. Asimismo, Krychowiak también tocó el balón con la mano dentro del área casi a ras de suelo en una posición extrañísima en una jugada mucho más dudosa que la anterior. El árbitro también podía haber señalado la pena máxima, pero decidió nuevamente no pitar nada.

Gameiro marcó el gol de la esperanza. | EFEPor suerte para el Sevilla, llegó el descanso y el panorama en la segunda parte cambió drásticamente en el primer minuto, gracias a una excepcional jugada de Mariano. El lateral desbordó por su banda en una gran diagonal y metió el pase de la muerte para que Gameiro empujara el balón a gol. Las tornas psicológicas cambiaron por completo y los de Klopp pasaron entonces por un momento muy delicado. De hecho, Gameiro tuvo una oportunidad de oro muy poco después gracias al gran espacio que le dejó la defensa red para correr a su espalda. Banega le habilitó a la perfección, pero el delantero francés no estuvo rápido en su finalización y un zaguero llegó a tiempo para evitar su disparo.

Un cuarto de hora más tarde, el francés volvió a tener otra oportunidad inmejorable gracias a un saque de banda que prolongo N'Zonzi. El '9' se encontró un balón franco para el remate en el corazón del área, pero la pegó fatal y dio opciones a Mignolet para sacar el balón del arco. En cambio, el cántaro terminó de romperse en la siguiente llegada sevillista en una gran jugada combinada. Vitolo realizó un caño a un defensa del Liverpool en la frontal, pero su regate se convirtió en un pase perfecto para Coke, que la cruzó de primeras al palo contrario e hizo inútil la estirada de Mignolet.

Daba la sensación de que en esta final no podía haber un gol feo, pero el Sevilla aprovechó el peor momento del Liverpool para poner tierra de por media con un auténtico churro. Un balón rebotado por un defensa dejó a Coke completamente solo y el capitán superó al cancerbero con un tiro cruzado. El linier levantó la bandera, pero el tanto subió al marcador con mucho suspense gracias a que el árbitro hizo valer su criterio de forma acertada. Con ese gol murió el partido y los de Emery no sufrieron lo más mínimo en los últimos minutos.

1 - Liverpool FC: Mignolet; Clyne, Lovren, Kolo Touré (Benteke, m.83), Alberto Moreno; Can, Milner; Lallana (Allen, m.73), Firmino (Oriji, m.69), Coutinho; y Sturridge.

3 - Sevilla FC: David Soria; Mariano, Rami (Kolodziejczak, m.77) Carriço, Escudero; N'Zonzi, Krychowiak; Coke, Éver Banega (Cristóforo, m.92), Vitolo; y Gameiro (Iborra,m.89).

Goles: 1-0, M.35: Sturridge. 1-1, M.46: Gameiro. 1-2, M.63: Coke. 1-3, M.70: Coke.

Árbitro: Jonas Eriksson (Suecia). Amonestó a los jugadores del Liverpool Lovren (m.30), Origi (m.72) y Clyne (m.94), y a los del Sevilla Vitolo (m.56) y Mariano (m.83).

Comentarios