domingo 08.12.2019
DESAFíO SOBERANISTA CATALáN

Santamaría dirige la estrategia catalana: diálogo y acercamiento a Mas

El Gobierno se mantiene a la espera del próximo movimiento de Mas. La consigna: cautela y pies de plomo. Aznar ha vuelto a exhibir su disconformidad con la estrategia de Rajoy

Mariano Rajoy y Artur Mas en Moncloa. Imagen de archivo. | GTRES
Mariano Rajoy y Artur Mas en Moncloa. Imagen de archivo. | GTRES

Ante el cariz belicoso del último discurso público del presidente catalán, Artur Mas, donde llegó a identificar al Estado español como el "único adversario" de Cataluña, Moncloa pretende contraatacar con la pipa de la paz. El primer paso es esperar a ver cómo se articula jurídicamente el falso referéndum propuesto por el líder catalán, pero mientras, la consigna que deberá seguir todo el Gobierno ya ha sido establecida desde Moncloa: máxima coordinación y mensaje unívoco de "cautela y pies de plomo" ante el nuevo giro que ha dado el desafío soberanista catalán. La voz cantante, de nuevo la de la vicepresidenta. Soraya Sáenz de Santamaría suma a sus diez cargos habituales y la dirección del comité especial del ébola, una nueva misión: pilotar la crisis catalana.

Rajoy ya ha establecido las líneas maestras, y su 'número dos' será la encargada de coordinar toda la estrategia. Sáenz de Santamaría ya está perfectamente familiarizada con el conflicto. Y no sólo porque semana tras semana sea la encargada de dar respuesta a cada uno de los movimientos procedentes desde Cataluña. Sino porque desde que el desafío soberanista comenzara se ha encargado junto al presidente del Gobierno de llevar las relaciones diplomáticas. Mientras Rajoy se encargaba de capear el temporal con Mas, ella lo hacía con el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, con quien se ha reunido en varias ocasiones en privado para tratar este asunto. Es más, la vicepresidenta fue la encargada junto a la 'número dos' de Artur Mas, Joana Ortega, de analizar y negociar el famoso documento con las 23 propuestas (sociales y económicas) que el presidente catalán entregó a Rajoy en su última visita a La Moncloa.

Por el momento, máxima expectación y sentimientos encontrados en el Gobierno de Mariano Rajoy. La anulación del referéndum independentista en Cataluña ha sido entendida como una victoria, pero momentánea. Aún hay que ver cómo se articula la nueva amenaza del presidente catalán. Un simulacro de consulta –con locales abiertos, urnas y papeletas-, cuyo resultado no será vinculante, que se celebrará el 9 de noviembre y cuyas preguntas serán las mismas que se pactaron el 12 de diciembre de 2013: "¿Quiere usted que Cataluña sea un Estado?" Y "en, caso afirmativo, ¿quiere que este Estado sea independiente?".

El presidente catalán aparcó este martes la palabra referéndum para empezar a hablar de "participación ciudadana". Y para ello se acogió a un "marco jurídico preexistentre". Fin de la cita. Ninguna pista más. El objetivo según Mas: No dar más detalles al "adversario" –al Estado español-. Una actitud que imposibilita hablar de alguna opción de respuesta del Gobierno de Mariano Rajoy, que por el momento no le queda más remedio que mantenerse a la espera. "Lo primero que tenemos que hacer es esperar a que Mas oficialice a través de un instrumento formal su decisión y luego comunique el marco legal al que se acoge para organizarlo", reconocen fuentes gubernamentales a ESTRELLA DIGITAL.

Tanto el ministro de Justicia, Rafael Catalá, como la vicepresidenta del Gobierno, como el propio presidente han advertido de que si la nueva propuesta de Artur Mas es contraria a la ley la recurrirán. No obstante, por el momento, el Gobierno no está pensando en instrumentos jurídicos, sino que el sentimiento que impera es que el referéndum que inicialmente se había convocado para el 9 de noviembre no se va a celebrar y que por lo tanto "vuelven al punto cero del órdago". "No es inacción, sino que nuestra labor ahora es esperar y ver si existe reproche penal en su nueva propuesta", aclara un portavoz autorizado a este diario.

En el Gobierno reconocen estar un poco perdidos con la nueva "ocurrencia" de Mas. Así lo admitió en público Rajoy este miércoles: "No sabemos lo que es eso, pero sabemos que no es referéndum, y eso es lo importante". Para a continuación advertir de que se "abre un camino para hablar y dialogar". Y así lo reconocen las fuentes consultadas. "¿Acto social?, ¿una encuesta con urnas?", se preguntan en el Gobierno. Por el momento sólo queda esperar; y si Artur Mas vuelve a firmar un decreto "estudiarlo" e "impugnarlo" si incumple la ley. No obstante, la estrategia es evitar la confrontación.

En realidad, la esperanza del Ejecutivo de Rajoy es que Mas se dé cuenta de que su "adversario" no es el Estado español, sino ERC. En ese caso, el líder 'popular' le apoyaría políticamente para salir del callejón sin salida en el que se ha metido. Sobre la posibilidad de que en la negociación se traten los famosos 23 puntos, aún es una incógnita. Por el momento, Mariano Rajoy lo que no quiere es añadir más leña al fuego y prefiere mantenerse al margen. "Lo urgente ahora es esperar", concluyen desde el Gobierno.

Una consigna que como era de esperar no contenta al ala dura del partido. José María Aznar ha vuelto a mostrar su disconformidad con la estrategia de Rajoy de querer dialogar con Mas. El presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) cree que el Gobierno debe de rechazar cualquier desafío como premisa para dialogar sobre el futuro de Cataluña. "La política del órdago como base del diálogo acabaría por deshacer nuestro acuerdo democrático", ha advertido este miércoles el expresidente durante la entrega del Premio de la Libertad al escritor mexicano Enrique Krauze. "El fracaso estaría asegurado", ha insistido Aznar, que considera que el diálogo con el nacionalismo "identitario" ha de comenzar por decirle "con claridad cristalina" que sus actos y sus propósitos "no sólo vulneran" el modelo constitucional de organización territorial del Estado sino que "lesionan de manera inaceptable los derechos de los ciudadanos".

Comentarios