lunes 30.03.2020

La negación de Ana Mato

La ministra de Sanidad aseguraba cinco días antes de que aparecieran los síntomas de la auxiliar de enfermería infectada que el riesgo de contagio estaba descartado

Ana Mato. | GTRES
Ana Mato. | GTRES

La ministra de Sanidad, Ana Mato, descartó el riesgo de contagio de ébola a nivel nacional el pasado 25 de septiembre. Tan sólo cinco días después, la enfermera del Hospital Carlos III de Madrid que atendió al misionero Manuel García Viejo, evidenciaba los síntomas de la enfermedad.

Antes de la negación de Ana Mato, los sanitarios, las personas que están sobre el terreno tratando la enfermedad, ya avisaban: “Hay protocolos para tratar el ébola para los que no estamos entrenados”.

El personal sanitario de Madrid denunciaba a este periódico el pasado mes de agosto y tras la llegada del padre Pajares a España, que desde los hospitales les habían dado “una charlita” de 20 minutos sobre cómo ponerse y quitarse el traje, sin haber practicado antes. Sin embargo Sanidad seguía lanzando su mensaje y asegurando en su página web que el riesgo de contagio era muy bajo.

La Asociación madrileña de Enfermero interpuso una denuncia ante el juzgado de guardia y la Fiscalía en el mes de julio exponiendo las deficiencias, tanto en el personal sanitario como en las instalaciones, para tratar con auténtica seguridad este tipo de infecciones. “La respuesta que recibimos de la Comunidad de Madrid es que era improbable que hubiera un caso de ébola en Europa. Pues mira, era poco improbable, pero resulta que hemos sido nosotros los que hemos ido a por él y lo hemos traído”, criticaba la portavoz de AME.

Aseguran que el riesgo nunca es cero, y por eso pusieron en conocimiento a la Consejería de Sanidad de Madrid de las deficiencias sanitarias que había en el Hospital de La Paz.

Señalan que el riesgo es evidente: “Eso de que la seguridad está garantizada queda muy bonito en las noticias. Pero tú a niveles de seguridad  juegas con porcentajes, hace todo lo posible para minimizar los riesgos. Aunque entiendo que para tranquilizar a la población lo digan, pero el riesgo nunca es cero”.

El personal sanitario del Carlos III ha denunciado esta tarde que los trajes con los que se ha atendido a los dos sacerdotes españoles infectados por ébola no cumplían con los requerimientos de seguridad necesarios, según publica El País. Los sanitarios aseguran que la normativa marca utilizar una indumentaria de nivel 4 -completamente impermeable y con respiración autónoma- y la ropa empleada para atender al padre Miguel Pajares y al misionero Manuel García Viejo era de nivel 2.

loading...
Comentarios