jueves 09.04.2020

El Gobierno de Paraguay rechaza un juicio político al presidente tras reconocer a un hijo

El Gobierno paraguayo recalcó que las demandas de paternidad que afronta el jefe de Estado, el ex obispo Fernando Lugo, son asuntos de ámbito privado y que por esa razón no puede ser objeto de un juicio político. Las declaraciones en este sentido del ministro de Interior coincidieron con la decisión de una jueza de imponer el apellido del jefe de Estado a un niño de casi dos años, Guillermo Armindo, reconocido como hijo por el mandatario el pasado día 13. El gobernante se vio forzado a reconocer una relación íntima que tuvo con la madre del niño, Viviana Carrillo, cuando aún era obispo de San Pedro, así como la paternidad del menor, luego de que dos abogados presentaran una demanda de filiación en Encarnación (sur del país).

A Lugo "se le tiene que medir por su gestión y por su honestidad. La Constitución establece claramente cuáles son las razones por las cuales se puede enjuiciar a un presidente y una cuestión personal no puede ser una causa", afirmó a los periodistas el ministro de Interior, Rafael Filizzola. El ministro del Interior señaló que no conoce en el mundo el caso de un jefe de Estado al "que por cuestiones personales se le haya hecho un juicio político", aunque sí ha "habido muchísimo casos similares (a los de Lugo) en algunos países".

Una vez que el Registro Civil complete el proceso, el pequeño, nacido el 4 de mayo de 2007 en Choré, en el departamento central de San Pedro, el más pobre del país, se llamará Guillermo Armindo Lugo Carrillo.

Después de que salió a la luz el caso de Viviana Carrillo, otras dos mujeres afirmaron haber tenido hijos con Lugo, y una de ellas presentó también una demanda ante la justicia.

Lugo depende de los votos

El analista político Alfredo Boccia dijo que para la tramitación de un juicio político lo que valen son los votos. "Eso se puede dar hasta por una uña encarnada. Es un juicio político y depende de los votos, no es un proceso judicial en el que se deben contar con pruebas y evidencias de determinado delito", aseveró Boccia.

Algunos medios especulan sobre la posibilidad de que la oposición promueva el enjuiciamiento para destituir a Lugo y señalan que si el trámite fuera apoyado por el sector del oficialista Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) que se considera marginado del poder saldría adelante la iniciativa. Esta fracción del PLRA, soporte político de Lugo en el Congreso, está liderada por el vicepresidente del país, Federico Franco, quien mantiene frecuentes roces con Lugo, el último por los cuatro cambios de ministros realizados el pasado lunes, en medio del escándalo y en coincidencia con el primer año del histórico triunfo electoral de la coalición gobernante.

Los paraguayos, escandalizados

Una encuesta ha desvelado que la consideración de los paraguayos sobre la honradez de Lugobajó de 64,14 a 48,04 por ciento.

Los resultados son de datos recogidos sobre el primer caso, a lo cual se han sumado otros dos, los de Benigna Leguizamón, de 27 años, quien el pasado miércoles recurrió al juzgado de la Niñez y la Adolescencia de Ciudad del Este, a 330 kilómetros de Asunción, con una demanda de filiación y prestación de alimentos. Leguizamón asegura que Lugo es el padre del segundo de sus cuatro hijos, Lucas Fernando, de seis años, nacido también en San Pedro. Casi al mismo tiempo, Damiana Hortensia Morán Amarilla, de 39 años, dijo a los periodistas que concibió otro pequeño del jefe de Estado, Juan Pablo, que hoy tiene un año y cuatro meses.

El Gobierno de Paraguay rechaza un juicio político al presidente tras reconocer a un hijo