miércoles 4/8/21

El fundador de Kyocera acepta ser el nuevo consejero delegado de JAL

El fundador de la empresa Kyocera, Kazuo Inamori, confirmó hoy que ha aceptado la oferta del Gobierno para el puesto de consejero delegado de Japan Airlines en sustitución del actual dirigente, Haruka Nishimatsu, según informó la agencia Kyodo. Se espera que Nishimatsu, que asumió el cargo en el 2006, abandone su cargo la próxima semana, cuando está previsto que la primera aerolínea de Japón se declare en bancarrota como parte del plan para afrontar su crítica situación financiera.

Inamori, de 77 años, es el padre de Kyocera, empresa que fundó en 1959 dedicada a la cerámica y que creció hasta convertirse en un conglomerado internacional con más de 30.000 empleados y ramas que van desde la energía a las telecomunicaciones.

Según la agencia Kyodo, Inamori aceptó la oferta de sustituir a Nishimatsu tras reunirse con el primer ministro japonés, Yukio Hatoyama, y el titular de Transporte, Seiji Maehara.

Tras el encuentro, Hatoyama insistió en que Inamori es el "mejor cualificado" para situarse al frente de JAL, que en el primer semestre de este año fiscal tuvo unos números rojos de 977 millones de euros.

Los principales bancos acreedores de la aerolínea respaldaron ayer la opción de la bancarrota como el mejor modo para reflotar la compañía, un recurso que podría anunciarse oficialmente el próximo martes y al que seguiría la dimisión de Nishimatsu.

El veterano Inamori es conocido, además de por su categoría empresarial, por su respaldo al gobernante Partido Democrático (PD), al que apoya desde mucho antes de que arrebatara el poder al Partido Liberal Demócrata (PLD) en las elecciones del pasado agosto.

También impulsó la fundación, en 1984, de la corporación de telecomunicaciones DDI, que en el 2000 se fusionó con otras dos empresas para crear el gigante de telecomunicaciones nipón KDDI, del que fue nombrado presidente emérito.

De creencias budistas, casado y con tres hijos, el fundador y también presidente honorario de Kyocera expresó su convencimiento de que "la remodelación de JAL es posible si el plan de reestructuración se aplica tal y como está elaborado".

El proyecto de reflote incluye la eliminación de más de un 10% de sus vuelos internacionales, el recorte de un tercio de su plantilla y la reducción de un 30% en los planes de pensiones de sus empleados.

El Gobierno japonés ha asegurado que hará todo lo posible para reestructurar JAL sin que la aerolínea se vea obligada a interrumpir sus operaciones.