lunes 14.10.2019
Roberto Leal

"Los jóvenes de Operación Triunfo son los jóvenes que queremos en España"

Después del especial de Navidad, el presentador de Operación Triunfo ya prepara el del día 2, mientras sigue cada día con su España directo

Roberto Leal.
Roberto Leal.

-No le dejan unas navidades tranquilas en TVE...

-En programas no, pero como grabé con anterioridad el especial de Navidad de Operación Triunfo he tenido una semana de vacaciones, que desde que llegué a TVE casi nunca la había tenido. 

-¿Es una estrella ya de la cadena?

-De estrella nada, hay que seguir pasito a pasito. Cuando un programa va bien la gente te convierte en estrella pero lo mismo mañana te pegas un topetazo. Estoy súper contento, está funcionando bien y gusta el tono que le estás dando pero no te puedes relajar. Pasa como a los cantantes de O. T., en el momento en que se relajen les cae una torta gorda. Ahora es cuando tenemos que dar lo mejor de nosotros porque estamos en la recta final. 

-¿Esperaba que funcionara tan bien el programa?

-Yo no. Todos teníamos ganas de que funcionara pero nos ha sorprendido a todos, incluso a la gente de fuera del proyecto. Hay gente que me para y me dice que no había visto hasta ahora nunca Operación Triunfo o que hacía muchos años que no lo veía. La gente se ha enganchado. El trabajo que se ha hecho en redes es muy bueno y el casting también ha sido muy bueno. 

-Y eso que en el primer programa les llovieron las críticas...

-Sí, nos pusieron guapos, pero es mejor así, las cosas saben mejor cuando les das la vuelta, cuando vas de menos a más porque todo necesita evolucionar y crecer. Se ha demostrado que los chavales son de verdad, son como muy inocentes. No sé si son profesionales pero me quiero creer que son tan inocentes y tan de verdad que al final están retransmitiendo una juventud de hoy en día real, no la que muchos tienen en la cabeza. Esa es la diversidad que hay en la manera de pensar, y esos son los jóvenes que queremos en España, gente con sueños, trabajadores, humildes... Estos chavales tienen inquietudes y cuando hablan de temas delicados lo hacen con naturalidad. Están siendo ejemplo de muchos más allá del formato. 

-¿Les ha cogido ya el truquillo?

-Al final ellos van cogiendo confianza conmigo y yo con ellos. En la primera gala estábamos marcando las distancias todos y ahora se relajan mucho. Yo, entre actuación y actuación hablo con ellos y trato de tranquilizarles, que disfruten, y nos ayudamos los unos a los otros.

-A usted tan bien se le ve más cómodo cada día...

-Sí, me relajo tanto en el sofá que llegará un día que pareceré Bertín Osborne en Contacto con tacto. Tengo pensado un cumple que cantaré en el chat si me dejan. Sólo puedo decir que en todos los karaokes todo el mundo ha cantado 'Bailar pegados' e 'Historias de amor'. 

-Hablando de esas historias, ¿cómo ve la relación entre Amaia y Alfred?

-Amaia es pura inocencia, llegará a la final y seguirá siendo así. Hay gente que lo ama y otra que no lo aguanta, pero a mí me hace mucha gracia, no sé por dónde te va a salir. El tema con Alfred está tratándose bien, si en la gala se sacara todo lo que pasa en la Academia se estaría de alguna manera creando unas interferencias con ellos. Una historia de amor tan bonita como esa hay que hacerla, pero con mucho respeto y yo intento no meter mucho los dedos en ello, sólo una bromita porque no me gusta ponerlos en un aprieto, porque aquí vienen a cantar.

-¿Tuvo algún favorito desde el principio?

-En realidad no puedo decantarme por ninguno. Cuando vi el casting dije qué potencia, que había nombres ahí, que todavía siguen dentro, muy buenos. Es verdad que aquí no sólo se trata de cantar bien, hay muchas cosas alrededor, se busca un artista completo, y por mucho que tengas a tus favoritos al principio esto va cambiando y hemos visto que en las tres últimas galas los favoritos fueron gente distinta. 

-¿Ha notado que le ven ahora más en España directo?

-No tengo ni idea pero en la calle sí me para por ejemplo una señora de 60 años con su nieta y una me dice que me por las tardes y la pequeña en O. T. Es bonito, pero la audiencia está siendo la misma porque, gracias a Dios, yo no soy el protagonista de Operación Triunfo. 

-¿Qué le parece que de ese espacio salga el representante en Eurovisión?

-Me hacía especial ilusión cuando se empezó a decir antes de empezar y TVE ha sido lista al esperar para anunciarlo porque no podía empezar el programa diciéndolo. Será una gala especial que no tendrá nada que ver con el concurso. Es una oportunidad también, porque es otra cosa. Se va a tratar de conseguir que vuelva a haber ilusión con el candidato, aunque luego, espero que no, no salga bien. Ya tengo ganas de que llegue. Yo soy eurofan, aunque estos últimos años he estado un poco despegado, y sobre todo me gusta lo que hay alrededor, más que el espectáculo en sí. Lo mismo esta es nuestra ocasión. Con que el que vaya disfrute y quede bien, a mí me encantaría, porque nos merecemos algo así. 

-Y si no puede ir usted, que me han dicho que imita muy bien al Chikilicuatre...

-Si es para cantar como el Chikilicuatre, que al final fue de los que mejor quedó, sí podría, si es como Pastora Soler no, porque a esos tonos no llego, para eso ya tenemos a Nerea. 

-¿Qué les va a pedir a los Reyes, en un año en que no estará retransmitiendo la cabalgata?

-Yo siempre digo que no puedo pedir más. Quedarnos como estamos. Sería egoísta pedir trabajo, sólo salud. Ha sido mi mejor año vital y profesional, con mi niña y luego con Hotel Romántico, que aunque no funcionó estoy muy orgulloso del mismo, y después llegó O. T. y encima ha salido bien. 

Comentarios