lunes 06.04.2020
EL PRESIDENTE BROMEA

Las gafas de Rajoy flotan por el espacio

Tras "encontrarlas" por el espacio, el presidente asegura que va a pedir unas gafas nuevas a los Reyes

Mariano Rajoy, tras sufrir la agresión.
Mariano Rajoy, tras sufrir la agresión.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha colgado una fotografía en su perfil de Twitter en el que aparecen sus gafas flotando por el espacio tras el puñetazo que recibió el pasado miércoles durante un paseo por Pontevedra, donde un menor le propinó un puñetazo, lo que provocó que sus lentes cayeran al suelo y se rompieran. 

La imagen va a acompañada de un comentario en el que el jefe del Ejecutivo señala que "iba a pedir unas gafas nuevas a los Reyes Magos", después de que las suyas se rompieran tras el altercado sufrido en su tierra natal. "Pero (Sus Majestades) me dicen que ya las han encontrado", apunta.

En declaraciones a la Cope, ha bromeado con que eso podría ser posible -"nunca se sabe"- y ha puntualizado que las gafas se las pedirá a los Reyes Magos y no a Papá Noel. También ha dicho en RNE que en el fondo "hubo suerte" porque ese mismo golpe "en la nariz, en el ojo o en la sien pudo tener consecuencias peores".

El presidente, que se encuentra en Bruselas con motivo de un Consejo Europeo, ha confirmado que no va a presentar denuncia contra el joven porque, según ha dicho, confía "plenamente" en lo que hagan la fiscalía y los jueces de menores. "Lo que haga la Justicia, como es mi tesis y siempre afirmo, bien hecho está", ha resumido.

Preguntado si el entorno del menor que le agredió se ha puesto en contacto con él para pedirle disculpas, ha afirmado que no le ha llamado nadie pero que en la situación actual es difícil, porque él ha estado "de un lado para otro". Eso sí, entiende que el asunto no les haga gracia, igual que no le ha hecho gracia a su familia. Según ha dicho, supone que su hijo mayor ha visto las imágenes, pero no el pequeño, y tampoco ha podido explicarle él lo que pasó porque no ha pasado por casa desde entonces.

Rajoy ha destacado que, tras la agresión, le ha llamado "todo el mundo" y la gente ha sido "muy cariñosa y amable" y, aunque no ha podido responder a todas las llamadas, ha añadido que aún puede hacerlo en los próximos días.

Entre quienes se interesaron por su estado tras la agresión estuvo la canciller alemana, Angela Merkel, este jueves en el Consejo Europeo. Según ha dicho, estuvo "muy cariñosa" con él y le deseó suerte para este domingo.

Comentarios