miércoles 17.07.2019

La revolución de la industria del juego en la era digital

El sector del juego en España ha experimentado una gran transformación desde principios de la década pasada, ya que durante esos años empezaron a proliferar empresas que se lanzaron al negocio digital ofreciendo apuestas por internet

La revolución de la industria del juego en la era digital

En esta revolución, el fútbol ha sido el deporte en el que se han apoyado la mayoría de compañías del sector para incrementar su notoriedad. 

Baste decir que en la vigente temporada de la liga española de fútbol, diecinueve clubes de la primera división tienen algún tipo de acuerdo de esponsorización con casas de apuestas deportivas y/o casinos por internet. Aunque estos patrocinios se traducen en la mayoría de casos en el logo de la empresa plasmado en la camiseta del primer equipo, se llega también a acuerdos para que figure en la página web y en la app del club, o incluso en alguna parte del estadio.  

Podemos datar el punto de partida de esta imparable tendencia en el curso futbolístico 2004/05, cuando el Betis se convirtió en el primer club de la división de honor española en llevar el patrocinio de una casa de apuestas en su elástica.

Desde entonces, todos los años ha crecido el número de acuerdos entre clubes de fútbol y empresas del sector del juego, principalmente aquéllas que operan en internet. Actualmente, tan sólo la Real Sociedad no mantiene acuerdo de colaboración alguno con casas de apuestas deportivas ni casinos en línea – no obstante, si llegó a un acuerdo en el pasado.

Perfil y hábitos del apostante español

En relación a los hábitos del jugador online en España, estos han ido evolucionando y se ha producido un notable crecimiento de los jugadores de casino y apuestas deportivas online en detrimento del póker, que vivió un auténtico boom en la primera década de este milenio.

A cierre de 2018, los datos indican que el 34% de los jugadores españoles apuestan en el casino, mientras que los que hacen apuestas deportivas se elevan hasta el 53%; quedando muy por detrás el póker, bingo y concursos de azar.

Dentro de las apuestas deportivas, la revolución que ha traído consigo el entorno digital se ha hecho muy evidente. Si hace 20 años sólo era posible apostar a la quiniela y esperar al resultado final del partido, las páginas web de apuestas han introducido la posibilidad de apostar en directo; es decir, en el transcurso de eventos deportivos. Esto ha abierto múltiples alternativas para los clientes y es a día de hoy la principal corriente dentro de las apuestas.

Asimismo, el perfil demográfico del jugador también ha evolucionado, ya que si en la década de los 2000 la edad media del cliente tipo se situaba entre los 40 y 45 años, en el último lustro ha bajado hasta situarse entre 25 y 35 años a día de hoy. Las empresas de apuestas se enfocan cada vez más hacia una clientela joven que domina internet y está familiarizada con las nuevas tecnologías.

Un antes y un después del año 2012

El punto de inflexión para las empresas de juego en línea hay que datarlo en 2012, año de entrada en vigor de la Ley de Regulación del Juego vigente en la actualidad. Hasta ese momento, las webs de apuestas y casinos online podían tributar los ingresos obtenidos en España en otros países - como Malta o Gibraltar – pero desde entonces están obligados a operar bajo dominios .es y cumplir con sus obligaciones fiscales en España.

Una vez el entorno legal quedó clarificado, la inversión en márketing y publicidad de las empresas del sector ha ido creciendo de manera exponencial, habiéndose casi triplicado en el último lustro. En consonancia con ello, en el mismo periodo ha crecido el margen neto de las empresas de juego online por encima del 300%, y el número de usuarios que apuestan por internet ya supone un 40% de los apostantes totales en el país. 

Comentarios