jueves 23/9/21

Sevilla, musa de los escritores más raros

El húngaro Max Nordau escribió que en la Semana Santa de Sevilla "no se observa la más ligera muestra de respeto" y Maurice Barres lamentó que no existiera una máscara mortuoria de Don Juan, observaciones semejantes a las que hicieron otros raros como Francis Carco, Louisa Tenison o la poeta maldita chilena Teresa Wilms, a quienes Fernando Iwasaki ha recogido en «Sevilla, sin mapa» (Gong)

Plaza de España, Sevilla.
Plaza de España, Sevilla

Pero no sólo hay raros, excéntricos y olvidados en esta particular antología de literatura sobre Sevilla -como Felipe Sassone, Enrique Gómez Carrillo y Arthur Koestler- porque en este catálogo de escritores que dieron cuenta de sus impresiones al pie mismo de la Giralda hay premios Nobel como Andre Gide y Thomas Mann, contemporáneos como Roberto Bolaño y clásicos como Dostoievski y Borges, quien llegó a escribir de "mi Sevilla personal".

De origen peruano y sevillano de adopción, Iwasaki ha subtitulado este recorrido literario por escritores que se inspiraron en Sevilla como una "Biblioteca de sevillanos apócrifos", que sitúa a la capital andaluza a la altura de ciudades como Venecia, Oxford, Salzburgo y Nueva York, por la calidad y número de escritores que la han enmarcado en memorias, ensayos, poemas y ficciones.

Basándose en la teoría de las constelaciones urbanas que Walter Benjamin formuló en "El libro de los pasajes", Iwasaki propone que Sevilla fue una de las estrellas de la constelación personal de cada uno de los escritores reunidos en "Sevilla, sin mapa", tal como Benjamin creó la suya con París, Moscú, Nápoles y Berlín.

Por lo tanto, Sevilla habría formado parte de las constelaciones de autores tan diversos como Gertrudis Gómez de Avellaneda, Orson Welles, Karel Ĉapek o Paul Morand, entre otros 63 escritores de los países más diversos, como Francia (12), Reino Unido (11), Argentina (7), Chile (5), Perú (5), Estados Unidos (4), Hungría (3), Cuba (2), Nicaragua (2), Italia (2), México (2) o Dinamarca, Rusia, Austria, Guatemala, Uruguay, República Checa y Brasil, con un autor cada uno.

Así, por "Sevilla, sin mapa" deambulan Lord Byron acosado por su casera, Rubén Darío contemplando los diminutos pies de las sevillanas, George Bataille ahíto de sangre en la plaza de toros de la Maestranza, Stefan Zweig esperando que suene la trompeta de la Fábrica de Tabacos y Alfonso Reyes traspuesto, después de escuchar saetas en la 'Madrugá' con Manuel de Falla.

Uno de los aspectos más curiosos de "Sevilla, sin mapa" es la pésima impresión que la gastronomía española le causó a los escritores más refinados, pues Alejandro Dumas estampó que “En España, la comida es una especie de deber que se lleva a cabo para la propia conservación, y nunca un placer” y Somerset Maugham sentenció: “La comida española es abominable”.

Aunque para curiosidad, la que Iwasaki glosó de "Gazpacho. Summer Months in Spain" (1850) de George Clark, porque ahí descubrimos que a mediados del siglo XIX el gazpacho todavía no se hacía con tomate.

Fernando Iwasaki ha dicho a Efe que “existe un relato universal de Sevilla, creado por escritores, músicos y artistas de otros países, sobre el cual se ha construido una narrativa local que ha hecho suyos todos los mitos y arquetipos sevillanos provenientes del extranjero, como Carmen, don Juan y Fígaro”.

Iwasaki considera que incluso un personaje como «Lolita» pudo inspirarse en Conchita Pérez, la nínfula sevillana de "La femme et le pantin" (1898) de Pierre Louÿs.

La mirada del otro sobre la propia ciudad -en el caso de "Sevilla, sin mapa", gracias a la literatura- será el tema de la colección "Sin mapa", que Fernando Iwasaki dirigirá para el nuevo sello editorial Serie Gong y cuya finalidad será levantar la cartografía de ciudades como París, Nueva York, Barcelona o Buenos Aires, a través del cómic, las series, los cafés o la música.

Algunos de los títulos ya han sido encargados y, ha explicado, “el único requisito es que los autores no sean naturales de las ciudades sobre las que van a escribir, porque nos interesa la mirada del que ha elegido fascinado una ciudad, antes que la del que ha nacido en la misma ciudad”. EFE

 

Comentarios