martes 22.10.2019
ESCENAS DE "PATIO DE COLEGIO" EN EL AYUNTAMIENTO

La verdadera batalla de Madrid: párkings y tablets

Entre los concejales del recién constituido Pleno de Madrid han surgido los celos. No celos políticos, sino relacionados con el material y apoyos que reciben de la institución. La llegada de Ahora Madrid no solo no supone un cambio en este terreno, que se consideraba propio de "la casta", sino que ha agravado la pelea por la tablet y el despacho

Pleno del Ayuntamiento de Madrid en los tiempos de Ana Botella.
Pleno del Ayuntamiento de Madrid en los tiempos de Ana Botella.

En el seno del Ayuntamiento de Madrid, con muchas caras nuevas, unos concejales se miran de reojo a los otros. No miran la táctica política o los decretos de alcaldía, sino la plaza de párking que han recibido, el calibre del coche oficial, el modelo de tablet o el número de asesores que le ha sido asignado a las competencia política. La llegada de Ahora Madrid no ha supuesto, en este aspecto, ningún cambio respecto al pasado. Una fuente municipal, al tanto de estas artimañas por la prebenda, asegura que incluso se ha incrementado la tensión respecto a los años en que PP y PSOE dominaban la escena.

El Ayuntamiento de Madrid tiene un presupuesto cercano a los 4.500 millones de euros. Los concejales de tamaña ciudad disponen de un material de trabajo que suministra el consistorio y que también ha sido objeto de comparaciones “envidiosas”, según lo define una fuente interna. Tablets, teléfonos, despachos, han sido objeto de deseo de los recién llegados, posiblemente por la novedad.

El principal caballo de batalla, no obstante, ha sido la contratación de eventuales. En la línea de su actuación en los consistorios en que mandan los partidos instrumentales de Podemos (como Barcelona), el Gobierno municipal ha sido más bien tacaño a la hora de ceder asesores a la oposición, amparándose en lo corto de su equipo, y también por la rebaja de este tipo de contratados que prometían en su programa.

Lo que pocos funcionarios municipales esperaban es que todo este tipo de prebendas –que los fieles de Pablo Iglesias consideraban cosas de “la casta”– para concejales haya dado pie en el ampuloso Palacio de Cibeles a escenas que definen como “de patio de colegio”. A veces, entre los mismos miembros de Ahora Madrid.

Comentarios