Los madrileños, los más "atrevidos": 12 de cada 1.000 piden juguetes sexuales online

Los madrileños, los más "atrevidos": 12 de cada 1.000 piden juguetes sexuales online
Los hábitos sexuales de los españoles han cambiado mucho en los últimos años. Una de las consecuencias es que los juguetes sexuales cada vez son más consumidos y está dejando de ser un tema 'tabú'
/COMUNICAE/

Los hábitos sexuales de los españoles han cambiado mucho en los últimos años. Una de las consecuencias es que los juguetes sexuales cada vez son más consumidos y está dejando de ser un tema 'tabú'


Es evidente que la manera de entender la sexualidad ha cambiado mucho en España en un par de generaciones. El tipo de educación y de sociedad que existía hace 50 años poco tiene que ver con la actual, y eso se traslada a los hábitos sexuales, ya que en ellos influyen parcialmente la cultura y la manera de ver el mundo.

Por ello, esa apertura y liberación sexual que se han producido han llevado aparejados un aumento paralelo de prácticas sexuales más dinámicas y completas. Por ejemplo, con la inclusión de los juguetes sexuales en Madrid, así pues, 12 de cada 1.000 piden juguetes sexuales y cada vez la discreción es un tema que deja de ser prioritario a la hora de consumir este tipo de productos.

Si hace unos años se pensaba en ellos como una mera herramienta para dar placer, su concepción ha cambiado hasta el punto de entenderlos como un complemento, algo más con lo que experimentar nuevas experiencias en la cama y que pueden utilizarse tanto en solitario como con otras personas.

Pero los juguetes sexuales no son lo único que se utiliza para mejorar las relaciones sexuales: lo más pedido en los sex-shops online no son otra cosa que los lubricantes, que se han puesto muy de moda últimamente, habiendo dado el salto incluso a los anuncios de televisión.

Otro de los grandes entretenimientos sexuales son los disfraces eróticos, que consiguen que muchas parejas puedan salir de su rutina sexual y meterse en roles y situaciones diferentes desde las que poder disfrutar y experimentar más su sensualidad.

En todo esto, como en todo, existen diferencias entre las diferentes regiones de España. Los madrileños son los que más objetos de este tipo utilizan, mientras que Extremadura, Ceuta y Melilla y Canarias hacen tan solo la tercera parte de pedidos que Madrid.

No solo en la cantidad de pedidos existen diferencias, también en el tipo de pedidos. Por ejemplo, los habitantes de Castilla-La Mancha son los que más disfraces eróticos piden, mientras que los catalanes buscan más dildos y vibradores dobles. Los extremeños destacan por triplicar la media de pedidos de vibradores anales y en Galicia nunca piden extensores de pene.

Con todo esto contemplamos un retrato de cómo es España en la sexualidad, y de cómo los hábitos han cambiado haciendo que se viva de manera muy diferente este aspecto. Porque, al final, de lo que se trata, con juguetes y disfraces o sin ellos, es de disfrutarla.

Fuente Comunicae