jueves 16.07.2020
"Grave mala praxis policial" en Barcelona

La Guardia Urbana de Barcelona suspende a dos agentes por agredir a un motorista

Los dos agentes se quedan cautelarmente sin empleo y sueldo por actuar "de forma improcedente y manifiestamente desproporcionada"

Vehículos de la Guardia Urbana de Barcelona.
Vehículos de la Guardia Urbana de Barcelona.

La Guardia Urbana de Barcelona ha suspendido cautelarmente de empleo y sueldo y ha denunciado ante la justicia a dos agentes acusados de agredir a un motorista, una actuación "improcedente y manifiestamente desproporcionada", según ha informado este miércoles el consistorio de la capital catalana.

En un comunicado, el Ayuntamiento de Barcelona ha desvelado que la Unidad de Deontología y Asuntos Internos (UDAI) de la Urbana ha puesto en conocimiento del juez la actuación de los dos agentes, ante los "sólidos indicios" de una "grave mala praxis policial", por la que han sido suspendidos cautelarmente de empleo y sueldo.

Los dos agentes, de la Unidad Central de Tráfico, corrigieron una infracción de circulación al conductor de un ciclomotor el pasado 15 de agosto, hacia las 17.30 horas, en la carretera de l'Arrabassada de Barcelona, momento en el que uno de los policías agredió al conductor "de forma improcedente y manifiestamente desproporcionada", según el consistorio.

Además, el otro agente encubrió la actuación supuestamente irregular de su compañero, por lo que también se le ha denunciado, según fuentes cercanas al caso. A raíz de la información recibida y de los "sólidos indicios de grave mala praxis policial", la UDAI abrió una investigación interna para aclarar los hechos y, tras las comprobaciones realizadas y ante la aparente relevancia penal de la conducta de ambos agentes, procedieron a denunciarles ante la autoridad judicial, según el consistorio.

Además, también se ha incoado un expediente disciplinario por una falta muy grave y se les ha suspendido cautelarmente de sus funciones. La unidad de Asuntos Internos de la Urbana también ha informado a la víctima de esta supuesta mala praxis policial de los derechos que le asisten y se le ha hecho un ofrecimiento de acciones y del apoyo que requiera.

El comisionado de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Amadeu Recasens, ha condenado "enérgicamente" este hecho, aunque ha subrayado la "excepcionalidad" de este episodio, según el comunicado municipal.

Recasens también ha puesto en valor la eficacia de los mecanismos de garantías y transparencia de la propia Urbana de Barcelona para los ciudadanos y los agentes, "con vocación de reforzar la legitimidad social e incrementar la valoración y la confianza de la ciudadanía hacia el cuerpo de la Guardia Urbana de Barcelona, que trabaja con una gran profesionalidad y vocación de servicio a la ciudad".

Comentarios