miércoles 4/8/21

La Covid remata a la industria del cine

Los días de cine están contados. Esas románticas escenas de tardes lluviosas bajo la luz de un proyector y de colas en la fila de palomitas para ver el taquillazo del momento son, ahora mismo, una joya del pasado. Al delicado momento que ya atravesaba la industria a raíz de la llegada de las plataformas ‘streaming’ –Netflix, Amazon, HBO y otros portales de contenido a la carta– se le ha sumado la crisis del coronavirus, que ha generado pérdidas incontables para el sector

Cine y Covid
Cine y Covid

Lo que venía evitándose desde hace meses ha terminado por acaecer esta semana: grandes cadenas como Yelmo y Cinesa anunciaban el cierre temporal de la mayor parte de salas del país como consecuencia de las últimas restricciones.  También lo hacían empresas más pequeñas, como la Ocine, que ha clausurado salas en País Vasco y Navarra, y lo mismo sucedía en Valencia con los cines Lys, inactivos hasta nuevo aviso. 

La pandemia ha sepultado prácticamente al séptimo arte. Hollywood ha sufrido estos meses una de las mayores crisis de su historia y se ha visto obligado a cancelar muchas producciones y a retrasar otras. Los últimos estrenos que han tenido que modificar su fecha de exhibición han sido ‘Sin tiempo para morir’, la nueva aventura de Daniel Craig como James Bond, o la adaptación del videojuego ‘Uncharted’, que tardará más meses de lo previsto en llegar a la gran pantalla. En el caso del cine español la situación es aun peor: 2020 ha supuesto para el sector el peor dato de recaudación de lo que va de siglo. Si bien la asistencia a las salas tuvo un amago de recuperación durante los meses de verano (y debido a estrenos como la española ‘Padre no hay más que uno 2’ y ‘Tenet’), el estallido de la segunda y tercera ola supuso nuevas cancelaciones y terminó con cualquier esperanza de volver a la normalidad.

Lo esperable sería que, una vez superada la pandemia, la industria cinematográfica renazca y las salas se vuelvan a llenar, pero hay muchos indicadores que señalan en otra dirección. El entretenimiento ha sufrido un enorme cambio en los últimos años en la forma de consumo. Las nuevas generaciones, que al final son las que marcarán el devenir del sector, ya no acuden a los cines, y prefieren disfrutar de películas y series desde su móvil o Tablet. Este cambio de paradigma es conocido por las propias distribuidoras, que desde hace ya tiempo están apostando por crear contenido específico para las grandes plataformas de difusión. Sony, Universal o Warner Bros son conscientes de dónde está el nuevo consumidor, y la pandemia ha sido el empujón definitivo para encumbrar al ‘streaming’. El último ejemplo lo tenemos con Disney, que hace poco comunicaba su decisión de producir contenido exclusivamente para su nuevo servicio digital Disney Plus.

¿Supondrá esto el cierre definitivo de las salas y el adiós a las taquillas y las sesiones de madrugada? Hay motivos para creer que no. O al menos, no del todo. Si bien es cierto que plataformas como Netflix o HBO han llegado para quedarse y que muchas salas se verán obligadas a cerrar cuando recuperemos la normalidad, los cines siguen siendo la principal fuente de financiación de las distribuidoras, y sin ellas muchos títulos no podrían llegar a nuestro país. Hay películas que, de hecho, funcionan muy bien en la gran pantalla: existe un público muy fiel al séptimo arte que seguirá acudiendo a los cines pese a la amplia oferta del catálogo digital. La clave será combinar estrenos físicos y digitales, calculando qué funciona mejor para tipo de soporte.  

La Covid remata a la industria del cine
Comentarios