lunes 14.10.2019

Orgullo 2019, un homenaje a quienes 'se partieron la cara' por derechos LGTBI

Pasaron décadas fuera de sus lugares de origen por ser personas trans, tuvieron la sensación de que "vivían a medias" y "se partieron la cara" por los derechos del colectivo LGTBI, por lo que este año, como homenaje a su lucha, los activistas históricos llevarán la pancarta de la manifestación del Orgullo 2019 en Madrid

Orgullo 2019, un homenaje a quienes 'se partieron la cara' por derechos LGTBI

Jordi Petit (1954), Carla Antonelli, (1959), Federico Armenteros (1959) y Kim Joaquina Pérez (1941) son algunos de estos activistas que han relatado cómo consiguieron "a martillazos enderezar los renglones torcidos" de sus vidas para "en resiliencia y supervivencia llegar hasta aquí". Y lo hicieron con las Leyes de Vagos y Maleantes y la de Peligrosidad Social cayendo sobre ellos sin piedad.

AÑOS DE LUCHA

"Aún así repetiría todos y cada uno de los momentos vividos, por que cada uno de ellos ha merecido la pena si ese es el precio de la libertad de ser", ha enfatizado Antonelli, con la esperanza de que la historia no se vuelva a repetir y en sus cicatrices "no se pueden abrir las mismas heridas".

La activista -primera mujer trans que accedió a un cambio registral, primera con un acta de diputada (en la Asamblea de la Comunidad de Madrid en 2011) y la primera que actuó en el Teatro de Mérida- insiste en que el Orgullo celebra la consecución de unos derechos por los que "muchas personas se han partido la cara".

Por ello, este año centra su protagonismo en estos pioneros, que llevarán la pancarta de la manifestación que el 6 de julio recorrerá Madrid bajo el lema “Mayores Sin Armarios: ¡Historia, Lucha y Memoria!”.

CÁRCEL Y RUPTURAS FAMILIARES

Son activistas históricos que pasaron por la cárcel en los setenta simplemente por declarar abiertamente su condición sexual, como el presidente honorífico de la Coordinadora Gai-Lesbiana de Cataluña, Jordi Petit.

Y algunos tuvieron que esperar hasta 1991 para salir del armario "aunque el mundo se hundiera" ante la sensación de "estar permanentemente en la sala de espera de una vida real", según relata Kim Joaquina Pérez, al recordar que "salí cuando decidí vivir mi vida".

Otras personas tuvieron que cortar lazos familiares. Antonelli dejó su casa tinerfeña en 1977 y no la volvió a pisar hasta 2009, su madre no la llamó Carla en privado hasta los 93 años y no pudo asistir al entierro de su padre porque nadie se lo dijo ya que "hubiera sido una vergüenza".

LLEGÓ EL VIH

En los ochenta se legalizaron las asociaciones LGTBI y "se llenaron las pistas de baile", pero la "alegría de la liberación duró muy poco porque llegó el sida y la fiesta terminó", asegura Petit, quien recuerda el "durísimo golpe" que supuso el VIH para unas generaciones que "nunca habían soñado tener una libertad como aquella".

"Se creó una situación de pánico y de estigmatización de las personas gais que tardó mucho en resolverse con muchas muertes" recuerda Petit, mientras Kim Pérez subraya que las mujeres trans fueron "carne de cañón" por ser más visibles al estar fuera del armario durante todo el día.

MAYORES Y ORGULLO 2019

Pese al reconocimiento del Orgullo 2019, Federico Armenteros, presidente de la Fundación 26 de diciembre, cree que "el año se ha quedado cojo" y lamenta que se haya perdido la oportunidad de hacer un estudio sobre la situación de los mayores en España.

"Algunos están muy solos después de haber sido machacados durante las dictaduras de Primo de Rivera y Franco" rememora Armenteros, quien destaca que crecieron oyendo que eran "unos viciosos, pervertidos, depravados y delincuentes".

Según Armenteros, entre ellos hay un elevado nivel de alcoholismo y depresiones, así como problemas mentales, cardiovasculares y hepáticos, por lo que la Fundación 26 de Diciembre se desvive por darles un "acompañamiento final" en el miedo que tienen a morir solos.

También critica que el logo del Orgullo 2019 les haya "infantilizado", al representarlos como "caricaturas", porque, asegura, "da miedo ver la arruga, cuando esa es la realidad y nuestra vida".

Comentarios