martes 13/4/21

Estrella Digital

La OMS recomienda administrar las dos dosis de la vacuna en un plazo de 21 a 28 días

La advertencia por parte del organismo es no esperar más de 42 días
vacuna

El responsable del Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico sobre Inmunización de la Organización Mundial de la salud (OMS), Alejandro Cravioto, declaró este martes que lo más conveniente es que las dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech se administren con un intervalo de 21 a 28 días como máximo, a fin de “obtener la mayor eficacia y seguridad”.

“En situaciones excepcionales, la segunda dosis podría retrasarse seis semanas (42 días)”, dmitió, pero “más allá no hay ninguna evidencia científica”.

En rueda de prensa, Cravioto se refirió a la decisión de países como Reino Unido o Dinamarca de alargar el período de administración entre las dos dosis para que más personas accedan de forma rápida a la primera, y subrayó que no hay constancia de su eficacia en dichas situaciones.

Con todo, admitió que “en un contexto de restricciones en la producción y suministro de vacunas, cada Estado tiene la facultad de decidir sobre su reparto”. “Tendrán que estudiar si resulta conveniente administrar un mayor número de primeras dosis con el riesgo de que la segunda se retrase o si, por el contrario, prefieren no esperar”. “Esto dependerá de la situación epidemiológica de cada Estado”, reiteró.

Ahora bien, “en este documento (presentado hoy) ofrecemos la evidencia científica disponible, y esta indica que la mayor eficacia se logra al administrar ambas dosis en un plazo entre 21 y 28 días”, afirmó. “Más allá de las seis semanas no hay datos disponibles”, recalcó.

PRIORIDADES

El documento, en el que han trabajado 26 expertos de distintas áreas geográficas, recomienda también “dar prioridad al personal sanitario en la administración de la vacuna”, como medio para “reforzar los sistemas sanitarios nacionales y garantizar la continuidad de los servicios.

Según el director general de la OMS, Tedros Adhanom, “desde un punto de vista moral, económico y social, debemos asegurar que existe un acceso equitativo a la vacuna a nivel global”. Por ello, instó a todos los Estados y a los fabricantes y proveedores a “garantizar el acceso equitativo a las vacunas a todos los países” y a apoyar el mecanismo Covax, que coordina la Alianza Global para la Vacunación (GAVI).

Por otro lado, Cravioto se refirió a la falta de datos sobre los efectos de la vacuna en mujeres embarazadas y lactantes y, en este último caso, recomendó esperar. Sin embargo, precisó que las mujeres pertenecientes a grupos de especial riesgo sí deberían vacunarse, algo que también aconsejó a las personas que ya han pasado la enfermedad, “con independencia de la sintomatología que presentaran”.

Eso sí, en caso de falta de dosis, apostó por que otros grupos de población reciban antes la vacuna. Finalmente, Cravioto aconsejó a todos los países identificar a aquellos grupos de población “más afectados proporcionalmente por el virus” entre sus ciudadanos, a fin de darles prioridad.

Comentarios