lunes 06.04.2020

La Ingobernable, objetivo antiokupas de Almeida, "indesalojable en las ideas"

El Ayuntamiento de Madrid ha fijado el 2 de septiembre como fecha para el desalojo del centro social okupado La Ingobernable, en pleno centro de la capital, pero los colectivos sociales encargados de su gestión sacan pecho de su labor y defienden que “pueden desalojar un edificio pero no las ideas”

La Ingobernable, objetivo antiokupas de Almeida, "indesalojable en las ideas"

La Ingobernable abre sus puertas todos los días a las siete de la tarde para poner a disposición de los madrileños la oferta “contracultural” en los más de 3.000 metros cuadrados del edificio, que reparte sus salas entre clases de idiomas, danza, yoga, boxeo o charlas.

Al entrar, una barra de bar conocida como La Cafeta ofrece tercios de cerveza, tortilla de patatas vegana, hummus y agua gratis.

La gestiona cada día uno de los más de 180 colectivos que participan en La Ingobernable y sirve como punto de encuentro y bienvenida para las más de cien mil personas que han pasado por este centro en sus dos años de vida.

En la fachada del edificio cuelga un cartel de “somos ingobernables” y sus inquilinos okupas insisten en esta idea: “Pueden desalojar un edificio pero las ideas y las personas que han germinado en estos dos años no se pueden cerrar, por eso somos indesalojables”.

Marina, que da clases de yoga, comenta que el posible cierre del centro le genera “impotencia y tristeza” porque “son muchas las personas que lo han construido con cariño y cuidados”.

En una sala colindante, el colectivo Ratas Peleonas entrena muay thai; los de antiteatro ensayan una obra; abuelas llevan a sus nietos a la ludoteca y el grupo de relato comparte y comenta los escritos que han preparado para esta semana.

“La Ingobernable es un centro social okupado que nace con la unión de distintos colectivos de la ciudad que pelea por cuestiones como el urbanismo, el feminismo, el ecologismo y los derechos humanos”, cuenta Pablo, uno de los portavoces del centro.

La historia de La Ingobernable se remonta al 6 mayo de 2017, cuando tras una manifestación varios ciudadanos okuparon un edificio vacío situado entre la calle Gobernador y el paseo del Prado, un inmueble histórico propiedad del Consistorio que en 2015 la entonces alcaldesa Ana Botella había cedido a la Fundación Ambasz para demolerlo y edificar en su lugar un museo.

Un año después, en 2018, el Ayuntamiento de Madrid dirigido por Manuela Carmena recuperó el edificio para el patrimonio municipal para lo que tuvo que abonar 1,4 millones a la Fundación Ambasz como indemnización.

Desde 'La Ingobernable', son estrictos al afirmar que ellos no son “los okupas de Manuela Carmena, ni de nadie".

"Nos utilizan como arma arrojadiza política”, lamenta uno de ellos.

Los okupas de 'La Ingobernable' (un edificio que fue sede de la UNED y consultorio médico) califican de “victoria” que el actual Gobierno municipal de PP y Ciudadanos proponga crear un centro de salud y una biblioteca para los vecinos tras el desalojo, previsto para el 2 de septiembre.

Sin embargo, recalcan que esa “supuesta nueva función” no cumplirá con las expectativas vecinales respecto a la actual labor de 'La Ingobernable'.

“(Al nuevo Gobierno municipal) Le asusta nuestra capacidad de autogestión, que un grupo de personas se pongan de acuerdo para llevar una democracia participativa y prefieren que la gente no sienta esa capacidad de autogestión”, señala Laura, del colectivo de feminismos.

Ante las advertencias del alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, de que “usará toda la fuerza de ley” para ejecutar el desalojo, desde 'La Ingobernable' dicen que “no entienden que se les interpele de esta manera”.

"Sólo han utilizado el desalojo como ataque mediático, con mentiras -somos un centro social, no una casa okupa-, y ni siquiera han dialogado con nosotros ni se han preocupado en conocer qué función cumplimos con el barrio y con Madrid”, lamentan, al tiempo que insisten en que su objetivo es seguir llenando el edificio de “actividades, vida y personas”.

Comentarios