jueves 2/12/21

"Ilusión" y "orgullo" en Morón por acoger a refugiados afganos

Los trabajadores de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla) han mostrado este martes su "ilusión" y "orgullo" por poder acoger en sus instalaciones a colaboradores afganos de Estados Unidos evacuados de Afganistán tras el regreso de los talibanes

base Morón de la Frontera

El presidente del comité de empresa de la base, José Armando Rodríguez, ha destacado a Efe que están trabajando "con mucha ilusión" en esta primera operación humanitaria en la que participan como empleados de la instalación militar.

El representante de los trabajadores ha añadido que "es un orgullo" poder ayudar a personas "que están sufriendo mucho y que están en una situación de extrema necesidad", una apreciación que comparte el alcalde de la localidad sevillana, Juan Manuel Rodríguez.

Para ello, el presidente del comité ha explicado que más de medio centenar de los 410 empleados de la empresa norteamericana KBR (340 españoles y 70 de Estados Unidos) están implicados directamente en acondicionar las instalaciones de la base de Morón.

El objetivo es que "las personas que vengan a Morón en tránsito estén de la manera más confortable posible", y con ese fin se está asegurando que los barracones existentes en la base dispongan de agua potable, aire acondicionado y que funcione correctamente toda la estructura de seguridad, como los sistemas contraincendios.

Los trabajadores, que no saben cuándo llegarán los primeros refugiados ni el número de ellos que pasarán por la base, insisten en que tras ver las imágenes de lo que ocurre en Afganistán acogen con "mucha ilusión" la posibilidad de colaborar en su bienestar.

"En este caso se ve claramente lo que es el pueblo español y los andaluces en particular: somos gente hospitalaria, solidaria, y en este caso también con mucha empatía" por el sufrimiento de los afganos, ha resaltado el representante de los trabajadores.

Los empleados de la base, distante unos 50 kilómetros al sudeste de Sevilla, consideran que su "cometido" es que los refugiados se lleven "la mejor imagen posible" de su tránsito por España.

El alcalde de Morón, por su parte, ha afirmado a Efe que "nos sentimos orgullosos de tener la posibilidad de estar ayudando internacionalmente" en "esta crisis humanitaria y social".

Ha recordado que la base ha servido históricamente como instalación en "conflictos bélicos" y ha subrayado que ahora se trata de un lugar que tendrá un fin "muy distinto", de ayuda a personas de Afganistán perjudicadas por un conflicto bélico de veinte años de duración.

Los habitantes de Morón, que está a unos 12 kilómetros de la base, están viviendo la opción de acoger a refugiados afganos "con normalidad", con "cierta tranquilidad y prudencia" porque es un pueblo que está "acostumbrado al trasiego de aviones" y a tener muchos residentes trabajando en la base, según el alcalde.

Desde el Gobierno no se le ha hecho ninguna petición especial al ayuntamiento, ha añadido el regidor, quien considera que la base tiene infraestructura suficiente para la labor prevista y añade que están dispuestos a ayudar en los que les soliciten para poner su "granito de arena" en ayudar a los refugiados.

España ha acordado con Estados Unidos que las bases militares de Rota (Cádiz) y Morón de la Frontera puedan acoger durante dos semanas hasta un máximo de 4.000 de sus colaboradores afganos, mientras que Torrejón de Ardoz sigue siendo puerta de entrada de los que salen del país a través de vuelos de la Unión Europea. EFE

 

Comentarios