Pedro Calvo Hernando

Miles de millones... de ciudadanos

Alguien tendrá que explicarnos alguna vez cómo es posible que en el juego asesino de la especulación veamos que un día todo se hunde, al siguiente parece que se salva, luego que vuelve a hundirse, y las Bolsas que suben y bajan como un tobogán, que empiezan la jornada subiendo, la terminan bajando. Sin saber de verdad nadie a qué se debe todo eso, a qué intereses se sirve desde la caverna especuladora, qué pintan los Gobiernos y las instituciones supranacionales, que no hacen nada por evitar este caos y por fulminar a las agencias especuladoras y a sus amos. Miles de millones de ciudadanos sufren en sus carnes los atropellos de unos cuantos miles o a lo mejor ni siquiera tantos. En Londres, Birmingham o Israel estallas las revueltas. A los Gobiernos no se les ocurre otra cosa que reprimir incluso violentamente las revueltas populares. Que los Gobiernos culpables y sus padrinos no se llamen a engaño: la ciudadanía no aguantará hasta el infinito. En la Historia de la Humanidad se han conocido alzamientos y revoluciones de todo tipo. ¿Por qué el siglo XXI sería una excepción?

Y por aquí, fastidiando al 15-M, el movimiento más ultrapacifista que se recuerda, y prohibiendo cosas de las asociaciones de laicos y ateos, como si no fueran hijos de Dios, oh cielos, se me ha escapado sin pensarlo, o exigiendo a Zapatero el adelanto del adelanto electoral, como si los españoles fuésemos imbéciles totales, o muchos comunicadores unciéndose al carro de los recelosos y de los perseguidores de los grupos y las cosas que, como decía yo aquí el otro día, son lo único o al menos lo más decente que nos queda en este pobre país, en este pobre y desgraciado mundo, que tolera a los depredadores cuando está al borde mismo de la catástrofe sideral. Unos nos quieren ayudar a despertarnos del letargo y del falso nirvana, y otros los persiguen como si fuesen los de la Memoria Histórica en el pueblecito abulense de Poyales del Hoyo, que encierra otra historia para la que tendríamos que encontrar tiempo y espacio para ocuparnos, también por la dignidad y el autorrespeto que nos debemos...


Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Al usar este sitio acepta el uso que hacemos de las cookies Más información >