IBAN A CASARSE

A Irene Junquera le deja su novio olímpico

La relación de la colaboradora de All you need is love...o no con Cristian Toro, ex de Mujeres y Hombres y Viceversa, duraba ya cuatro años

Cristian e Irene, en pleno selfie en el Santiago Bernabéu.
Cristian e Irene, en pleno selfie en el Santiago Bernabéu.
A Irene Junquera le deja su novio olímpico

Definitivamente no está siendo un muy buen años para Irene Junquera, por mucho que ella se las prometiera muy felices con su fichaje por Mediaset y por haber empezado a hacer planes de boda. A este paso se puede quedar sin programa, ya que All you need is love... o no parece no contar con el agrado de la audiencia, de la misma manera que se habría podido quedar sin novio.

Y es que  parecer su pareja, el medallista olímpico Cristian Toro, al que acompañó durante toda su participación en los Juegos, ha decidido dar por finalizada una relación que ya duraba cuatro años, sin importarle esos planes de contraer matrimonio de los que ya habían empezado a hablar.

La periodista de 31 años, seis más que él, parece estar destrozada por la decisión del piragüista, que al parecer es irrevocable. Irene Según la revista Corazón, la decisión ha sido tomada por él de manera unilateral y no hay posibilidad de segundas oportunidades.

La colaboradora de All you need is love... o no, que se diera a conocer en El Chiringuito de Josep Pedrerol, primero como encargada de las redes y después como colaboradora, intenta superar este mazazo sentimental arropada por sus amigos y volcada en el trabajo, donde comparte plató con Risto Mejide y David Guapo, y casi suspirando porque las audiencias del mismo repunten y no termine su primer sueño en Mediaset.

Hay que recordar que Irene y Cristian comenzaron a salir en 2013, un año después de que él se diera a conocer en el programa Mujeres, hombres y viceversa, desde donde decidió dar el salto al deporte en la modalidad de piragüismo. Aunque los motivos de la ruptura no han trascendido, todo apunta a que la distancia ha sido una vez más determinante, ya que ella vive y trabaja en Madrid, mientras que él reside en Avilés, donde entrena ya en el nuevo ciclo olímpico.

De momento, ninguno de los dos se han pronunciado sobre esta presunta separación, pero Irene acudió sola a la boda de su compañero Risto el pasado mes de mayo, evidenciando que su relación atravesaba un fuerte bache.