A 29 SEGUNDOS DEL MAILLOT AMARILLO

El ‘tapado’ del Tour tiene nombre y apellidos: Rigoberto Urán

El colombiano está a un paso de subir al podium del Tour de Francia 2017. Solo falta una semana para que finalice y su gran estado de forma le puede hacer incluso soñar con el liderato. A menos de 30 segundos se encuentran cuatro corredores (Froome, Aru, Bardet y Urán), lo nunca visto en la gran vuelta francesa 

Rigoberto Urán. | Letour
Rigoberto Urán. | Letour
El ‘tapado’ del Tour tiene nombre y apellidos: Rigoberto Urán

Los ‘tapados’ son historia viva del mundo del ciclismo. Son aquellos ciclistas que, al inicio de la carrera, no acostumbran a figurar en las apuestas. Son nombres que se cuelan y que, en más de una ocasión, consiguen ser la estrella. Este año, el Tour de Francia ha podido ser testigo de la vuelta del ciclista colombiano, Rigoberto Urán Urán, al que se considera el pionero de la nueva ola triunfal del ciclismo colombiano

A sus 30 años, y tras dos temporadas para olvidar, el pedalista del equipo estadounidense Cannondale Drapac ha vuelto a su mejor estado de forma. Sus posibilidades de llegar al podio y, por qué no, vestir el maillot amarillo, están ahí. El antioqueño está a solo seis segundos del tercer clasificado, Romain Bardet (Ag2r) y a 11’’ de Fabio Aru (Astana). Tan solo 00’29’’ le separan del primer puesto, que ostenta Chris Froome (Sky).

Pocas veces cuatro corredores se habían visto en una situación parecida. Una semana les separa del final de un Tour durísimo, que ha dejado en la cuneta a muchos favoritos – Contador, Porte o Nairo Quintana – y en el que el colombiano ha demostrado que puede volver a ser el corredor que fue en 2013 y 2014, cuando se consagró en el Giro con sendos segundos puestos.

 Ahora, es el ‘capo’ de su equipo y tiene la suficiente valía para llegar lejos. Ya lo afirmó su director deportivo, Charly Wegelius, antes de comenzar: “De los Tour de los últimos años, éste es el que más le conviene. Tiene experiencia y liderazgo, tiene la mente para afrontar una carrera de tres semanas. Pienso realmente que puede hacer grandes cosas”. Lo demostró en la etapa reina en Chambéry, donde logró llevarse la victoria en un ajustadísimo final, a pesar de que hizo los últimos 20 kilómetros con el cambio averiado. Esto demuestra que Urán está haciendo la carrera de su vida. Cuando nadie lo esperaba, el colombiano se ha visto en cabeza de carrera, luchando pedal a pedal con los grandes favoritos.

Su peor enemigo, el equipo. Pese a su valía y su gran dominio en la montaña, un gran escalador que ha mejorando en los últimos tiempos en las pruebas de contrarreloj, Urán no dispone de un equipo que le acompañe en los momentos más duros de las etapas. Sí que los tienen Bardet y Froome, que han visto, en diversas ocasiones, cómo sus 'equiiers' tiraban de ellos. Lo ha hecho Ag2r con varias espantadas que han dejado al maillot amarillo contras las cuerdas; ha tirado bien el Sky de Froome y mejor aún Mikel Landa en la última etapa, donde esperó a su jefe de filas. Cannondale, con Roland fuera de forma, no le ofrece gregarios de garantías para los Alpes.

Su mejor baza, el trazado. Lo que queda de recorrido le conviene, pues solo queda una final en alto – etapa 18, Briançon-Izoard – y la montaña que resta es muy favorable a sus condiciones, con dos temibles etapas alpinas. Rigoberto no es un ciclista de ataques, aguanta hasta cuando le den las fuerzas, y eso es lo que ha hecho y hará para mantenerse y mejorar posiciones. El es el ‘tapado’ de este Tour, el ciclista que puede dar la sorpresa en la última semana de la gran vuelta francesa.