COMER Y BEBER

Los 'hipster' pasaron de moda; el aguacate, no

El aguacate es una fruta. Esto es una razón suficiente para desechar algunos mitos que le conciernen: lo siento, no tiene más grasas que la carne; no, no engorda y, muy especialmente, se pueden hacer otras cosas que guacamoles y ensaladas

Aguacates.
Aguacates.
Los 'hipster' pasaron de moda; el aguacate, no

El Aguacate  es una fruta y las frutas se propagaban, antes de la industrialización, por medio de semillas. Los animales se las comían y luego las “plantaban”. La semilla del aguacate es enorme y no hay animal que trague y “plante”. Dicho de otra manera, estamos comiendo una fruta que debió desaparecer; pero el aguacate no tiene la menor idea de que los mamíferos grandes ya no existen y se empeñó en seguir creciendo, toda una lección. Por cierto, el 1 de Junio es el día del aguacate, aquí el Pinche le da alguna idea para que lo celebre.

De acuerdo, se ha convertido en una fruta de moda y cara. Pedro Ruíz lo contó en Estrella Digital una vez: Con el paso de los años, el aguacate se ha convertido en una fruta de moda. La magnitud del ‘boom’ de esta fruta ha sido tal, que el principal productor mundial, México, ha multiplicado por 24 sus ingresos por ventas en los últimos diez años. Un incremento tan notable que ha captado la atención de los cárteles de la droga.

Es bastante probable que los nutricionistas de las  "celebrities" y los nuevos pijos tengan que ver con consumir una fruta que ya consumían los aztecas cuando hacían la mili en falda corta. Los "hipsters" ya no están de moda pero el aguacate permanece. Eso si, la fruta es carilla, y puede Usted comprar un kilo de chuleta de cerdo por precio parecido.

Pero, en fin, ya que la tenemos, hagamos algo con ella. Naturalmente, pueden ponerlo en una ensalada, poco imaginativo, o convertirlo en guacamole, rico, rico, pero poco original. Pero, algo más puede hacerse, para epatar a las visitas en el verano. La fruta se oxida, por eso le ponemos siempre limón.

Crema fría de aguacate

¿Aburridos de que todo lo frío sea gazpacho? Esta es su alternativa.

Pelamos un pepino y un aguacate y los troceamos. Pelamos también un tomate y le quitamos las semillas. Los pasamos a la batidora junto con un yogur y un chorrito de zumo de limón. Batimos hasta conseguir una crema homogénea, ponemos agua si se nos queda espesa. Salpimentamos al gusto y reservamos en la nevera para que se enfríe antes de servir.

Huevos verdes rellenos con olivada

Un Aguacate por cada dos huevos. Cueza los huevos, córtelos por la mitad y saque las yemas. Operación extremadamente complicada como puede observar. Bien, mezcle las yemas con la pasta del aguacate aplastado, ponga limón y algo de tomate picadito. Y rellene.

Nos falta un toque de olivada, el paté de aceituna negra que Usted, tirando de pereza compra en botecitos carísimos cada vez que va por Cataluña. Hay decenas de recetas. Vaya al supermercado y compre una lata de aceituna (unos 250 gramos), puede poner especias, o sumar alcaparras o albahaca, si va con prisa o no le gusta la alcaparra, ponga un diente de ajo y alguna anchoa, bata todo y le quedará un puré de aceituna excelente. Ese puré sobre su huevo verde le hará triunfar.

Espagueti de calabacín con pesto de aguacate

Era inevitable; todas nuestras tropelías contra el planeta y la biodiversidad debían tener un castigo: ese amigo o amiga vegana que viene a nuestras fiestas (o los alérgicos al gluten). No quedaría elegante hacerles traer su propia comida ni abandonarlos en un rincón, son humanos.

Necesitamos un calabacín, una zanahoria, un aguacate maduro, unos piñones, albahaca y medio limón.

Para hacer fideos de calabacín, no hace falta que sean precisos, si no tienen maquinita, pasen un pelador por el calabacín lavado. Con la zanahoria hagan algo parecido, si no les gusta la “crudité”, cuezan un poco, he dicho poco. Pueden pasarse por una sartén brevemente, y sin sal, que la verdura suelta agua y estropea la textura.El Pesto no tiene secreto.  echamos la fruta a la batidora. Añadimos la albahaca y los piñones. Añadimos un poco de agua y el limón.  Batimos todo hasta que quede la textura que le guste. Se mezcla todo, y listo. Ahí está: crudivegano y sin lactosa. No se entusiasmen, alguien pondrá alguna pega.