MÓNICA NARANJO

"No quiero una igualdad de tirarme todo lo que se mueve"

Después de ausentarse dos ediciones de Tu cara me suena, la cantante ha vuelto a ser jurado del formato con Tu cara no me suena todavía, el programa que emite cada viernes Antena 3

Mónica Naranjo.
Mónica Naranjo.
"No quiero una igualdad de tirarme todo lo que se mueve"

¿Le atrae más lo de que el formato sea con anónimos o con famosos?

-En la vida hay que cerrar círculos, y habían sido tres ediciones con famosos y una con niños. Hay que abrir otros círculos porque somos personas y como tales inquietas, y queremos hacer cosas diferentes para seguir creciendo. Cuando me llamaron para Tu cara no me suena todavía pensé que era muy interesante porque siempre he pensado que hay más fuera que dentro. Algunos tenemos la suerte de poder haber encauzado bien nuestras carreras y hay otros que por no tener el apoyo, la circunstancia o la preparación necesaria, porque en el mundo de la música sigue siendo cara, no han podido. Poder reunir a autodidactas y enfrentarse a un pulsador y al directo era un reto.

-¿Lo peor son los nervios al entrar en un escenario así?

-Siempre pienso que, pese a mis 23 años en escena, cada vez lo paso peor en un escenario, así que imagínese cómo deben estar los concursantes, como flanes. Pero eso también me parece interesante, porque así podemos descubrir nuevos personajes muy interesantes. 

-¿Sería más justo por tanto ser más duro con los famosos que con los anónimos?

-No, aunque hay que ser mucho más misericordioso con dos factores, que es la primera vez que van a cantar en directo y no son artistas, pero cuando trabajas con tus compañeros el factor 'cachondeo' no te va a eliminar, te va a aguantar el número de programas que tengamos pero aquí se descalifica a la gente y la cosa es diferente. Hemos tenido que hilar más fino para la persona que se quedase se lo mereciese de verdad. Si algo tiene el plató de este espacio es un gran audio, tenemos los mejores técnicos y es muy difícil que una persona que sepa cantar desafine. A veces lo haces por nervios, porque son muy traidores.

-¿Por qué no le gusta que alguno de los concursantes imite a Mónica Naranjo?

-Porque soy extremadamente tirana conmigo misma. Cada vez que hago una actuación o grabo un disco nunca estoy contenta, siempre pienso que podría haber dado una vuelta más de tuerca a la situación, o haber estado más templada o calentado mejor las cuerdas vocales, podría, podría... Cuando ves a una persona que viene con la mejor de las ideas para imitarte tienes que estar receptivo y no mirando con obsesión, y por eso no me parece objetivo tener que juzgar esa actuación, mejor disfrutarla, como me ha pasado en alguna ocasión con los niños. 

-¿Le daría igual que fuera hombre o mujer el que lo hiciera?

-Yo no quiero una igualdad de marcar el paquete ni de tirarme todo lo que se mueve, porque no creo en la igualdad en ese nivel sino en el respeto y el equilibrio. 

-¿A la hora de juzgar, apuesta más por las cualidades vocales o por la imitación en sí?

-Por todo. También es cierto que el artista que más se asemeje físicamente no nos vamos a engañar que tenía el 50% ganado. En México, antes del programa, bajaba la tapa del ordenador y escuchaba sin mirar para hacer el ejercicio de reconocer esa voz. Pedí los vídeos para escucharlos porque soy más germánica, me gusta llevar las cosas más preparadas para que cuando tuviera que decir algo ser lo más justa posible. 

-¿Analiza a posteriori sus decisiones como jurado?

-El llevarlo preparado es lo que me hace luego no pensar en ello y no torturarme. Si lo que hay preparado coincide con el momento de la actuación no intento abrir otra vez la veda y torturarme, porque enfermaría.