DESCUBRE LOS CUATRO MEJORES

Mejores productos personalizables y útiles para marketing

El marketing es un mecanismo cambiante. A todas las marcas les beneficia una estrategia distinta, y siempre debe primar el concepto económico. No todas las empresas pueden permitirse los mismos canales de promoción para dar a conocer sus productos

Productos personalizables.
Productos personalizables.

No todas las empresas se pueden permitir aparecer en los medios de comunicación más grandes del país para dar a conocer sus productos o servicios. Algunas, por las características particulares de sus productos o servicios, no pueden optar por los sistemas digitales de publicidad. Por tanto, la personalización de productos con logotipos, frases o tópicos de la empresa son una forma bastante sencilla de llegar a un público más extenso, y de paso, de ganar mejores opiniones generales.

Una práctica común es regalar en Navidad una agenda o un calendario a sus mejores clientes. Personalizarlo con el nombre o con algo que para este cliente sea importante, significa ganarse su confianza y afecto de por vida, algo que la mayoría de las empresas están descuidando actualmente. Pero, ¿si no es Navidad? ¿Qué productos se pueden obsequiar a cambio de un acuerdo tácito de publicidad gratuita? Aquí los cuatro mejores.

Bolsas mochila: las más livianas

El verano se traduce en playa. Y la playa para muchos en el país se traduce en viajar. Si bien viajar es muy divertido, llevar maletas incómodas no lo es. Por eso, las bolsas mochila personalizadas plantean una alternativa diferente y más cómoda de cargar con lo necesario para ir a tomar un poco de sol.

Es un producto interesante para las marcas que intentan fidelizar al mercado más joven. Si se tienen servicios o productos con un enfoque principalmente en personas mayores, conviene escoger otras opciones, como las camisetas o incluso las toallas.

Camisetas: las más populares

La táctica publicitaria utilizada hasta el cansancio. Fuera de ámbito de la propaganda política, el uso de las camisetas personalizadas tiene bastante acogida en el mercado joven. Adicional a esto, se necesita hacer un producto cautivador y bastante personalizado.

Según estadísticas sobre el tema, las camisetas que incluyen las iniciales o el nombre del cliente en la parte frontal son mejor aceptadas, y al cliente no le importará el tamaño del logo o mensaje que tenga al otro lado. Preguntar semanas antes cuál es su personaje, escritor o artista favorito puede darle una idea a la empresa para mezclar una buena intención con una buena acción publicitaria.

Toallas: las más intimistas

El Día de la Madre, el Día del Padre o el Día Internacional de la Mujer son el momento perfecto para lanzar campañas publicitarias con estos obsequios para los mejores clientes. Aunque habrán defensores y detractores de la intimidad sin marcas, si el producto es de alta calidad, no habrá razón para que unas toallas personalizadas no cumplan con sus dos funciones principales: servir a su dueño, y promocionar una marca.

La principal ventaja de decantarse por este producto es que tiene un uso muy íntimo y personal. Si de verdad se quiere fidelizar a un cliente, regale algo que sea útil, versátil y muy íntimo. Envolverlo en un mensaje directo y emotivo funciona al doble.

Bolsas: las más multifacéticas

Si algo diferencia a una tienda o empresa grande y exitosa de una pequeña es la personalidad. Para tener personalidad y hacerle saber al cliente que existe, utilizar bolsas personalizadas puede ser la manera más sencilla.

Las ventajas de esta técnica están en que las bolsas son necesarias en casi cualquier ámbito, en todo momento. Algo que intrínsecamente dará a conocer la marca ante una audiencia mayor. Sólo la imagen, una frase o un logotipo bastará para grabarse en la memoria de los usuarios. Y si la bolsa es duradera y de calidad, mejor, pues dirá con nombre y apellido de dónde proviene el producto.

Este tipo de publicidad sigue teniendo mucho éxito por la cercanía que ofrece ante el cliente. Aprovechar esta poca distancia para advertir que no hay nada mejor que seguir comprando allí, nunca fue tan imprescindible.