SE AISLA JUNTO A LOS SUYOS

Cifuentes alivia el estrés de la moción de censura comiendo en un McDonald's

La presidenta de la Comunidad de Madrid y su equipo al completo han elegido un restaurante de comida rápida para comer durante el receso de la moción de censura presentada por Podemos. Ignacio Aguado, socio del Gobierno de Cifuentes, no ha salido muy bien parado en las conversaciones de sobremesa

Un improvisado 'Consejo de Gobierno' de Cifuentes en un McDonald's. | C.L.
Un improvisado 'Consejo de Gobierno' de Cifuentes en un McDonald's. | C.L.
Cifuentes alivia el estrés de la moción de censura comiendo en un McDonald's

Un elegante terno azul cielo no se riñe con las bandejas de plástico y los McMenús. Eran las 14:00 horas de la tarde cuando Paloma Andrados, presidenta de la Comunidad de Madrid anunciaba el esperado receso a la moción de censura a Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, presentada por Podemos: "A las 15:15 horas se reanudará la sesión". En ese momento, todos los diputados, periodistas e invitados a la sesión plenaria se han levantado raudos y veloces en busca de un 'break' necesario, después de un debate tan agresivo e intenso, en el que la batería de reproches entre el Partido Popular y la formación 'morada' ha sido la tónica habitual. 

Para este descanso, Cifuentes y su equipo han elegido un restaurante de comida rápida (McDonald's), en el centro comercial situado enfrente de la Asamblea de Madrid, en el barrio madrileño de Vallecas. La comida ha servido para comentar lo ocurrido hasta el momento y su socio en el Gobierno, Ignacio Aguado, no ha salido muy bien parado. La presidenta, arropada por todo su equipo de Gobierno y vigilada en todo momento por dos escoltas ha entrado al centro comercial y enseguida ha levantado la expectación de las pocas personas que en ese momento recorrían las galerías del centro.

Diferente ha sido la reacción de las personas y empleados que en ese momento se encontraban en el McDonald's. Las miradas de curiosidad y los cuchicheos entre los clientes y empleados de la conocida cadena de hamburguesas se tornaron en los protagonistas. Nadie de los presentes daba crédito de que la misma Cifuentes, con un elegante traje azul cielo, estuviera en ese establecimiento de comida rápida.

La curiosidad rápidamente se transformó en petición de fotos a la presidenta de la Comunidad de Madrid. Las primeras en hacerlo fueron tres empleados del restaurante de comida rápida. Cifuentes, atenta siempre a este tipo de gestos, no dudó en cruzar la barra para inmortalizar el momento. Tan sólo cinco minutos después, una mujer se acercó con su hijo para pedirle otra fotografía, "Es un honor, que lo sepas", murmuró la mujer mientras se retrataba junto a la presidenta y su pupilo. "Muchísimas gracias", le respondió Cifuentes, que también se mostró muy cariñosa con el pequeño, al que dio dos besos. 

Entre foto y foto, la presidenta pidió una hamburguesa de pollo con sus correspondientes patatas fritas, y una cerveza. Detrás de Cifuentes, el resto de su equipo comentaba la "brillante" intervención de Ángel Garrido, consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid. Después de haber pedido todos sus correspondientes menús (nadie tenía una 'happy meal', aunque hubo algún diputado que bromeó con la posibilidad) el séquito 'popular' se hizo con toda la terraza del restaurante. 

La comida transcurrió entre risas por las intervenciones de Ramón Espinar y Jacinto Morano, diputados de Podemos, y las críticas a su socio de Gobierno, Ciudadanos. "¿Por qué Aguado no ha subido al estrado par decir que la moción de censura era una pérdida de tiempo como ha hecho en Twitter?", ha preguntado en voz alta la propia Cristina Cifuentes, mientras degustaba su recalentada hamburguesa. Sí, recalentada porque a la presidenta se le quedó fría, aunque una diputada de su equipo se encargó de arreglar el problema: "A la jefa se le ha quedado helada la hamburguesa", informó a una de las empleadas del restaurante.

Con respecto a la no comparecencia de Aguado, Ana Isabel Pérez Baos, la diputada más joven de la Asamblea de Madrid, apoyó la postura de su lideresa. "Era su oportunidad, era su discurso y no la ha aprovechado". Al final, Aguado terminó por comparecer después del receso de la comida en su turno de exposición sobre la postura de Ciudadanos ante la moción de censura a Cifuentes, presentada por Podemos. "Me molesta profundamente perder el tiempo y no sólo me lo ha hecho perder Podemos, sino también el Partido Popular", ha espetado nada más subir al estrado

La comida terminó más tarde de lo esperado y en consecuencia todos los 'populares' llegaron más tarde de lo acordado, aunque el resto de formaciones políticas tampoco llegaron puntuales a la reanudación del pleno. Un pleno que terminó como se esperaba, con el rechazo a la moción de censura a Cifuentes gracias a los votos en contra del Partido Popular y de Ciudadanos; y la abstención del PSOE..