sábado 19.10.2019

"Señora, 300 euros ¿con o sin factura?"

Se estima que España defraudó 18.000 millones de euros de IVA el pasado año. Ahora la subida del impuesto al 21% levanta las alarmas; la medida podría empujar a seguir estafando

"Señora, 300 euros ¿con o sin factura?"
"Señora, 300 euros ¿con o sin factura?"

"¿Con o sin factura?". Es una frase habitual cuando fontanero, albañil o cerrajero cumple su misión. Y "a mayor tipo de gravamen, mayor tentación para este tipo de operaciones", explica a este periódico Juan Carlos Olarra, profesor de la IE Law School. En España se estima que se defraudaron más de 18.000 millones de euros de IVA el pasado año. "El llamado fraude del IVA opera en dos ámbitos claramente diferenciados, el empresarial y el particular. En el empresarial se trata de complejas tramas cuyo objetivo es quedarse con el IVA repercutido en vez de ingresarlo en Hacienda. Son cadenas de sociedades comúnmente conocidas como 'truchas'. El segundo es el ámbito doméstico".

Ahora, el reciente aumento de este impuesto para ahorrar 65.000 millones de euros se ve como el empujón gubernamental para seguir defraudando el impuesto. "El perfil del defraudador español somos todos y la situación actual no ayuda a la voluntad social a pagar los impuestos", asegura a ESTRELLA DIGITAL Gertrudis Alarcón, directora general de ‘I2integrity internacional’, primera consultora antifraude en España y miembro del programa PACY, liderado por el Foro Económico Mundial.

España está en el puesto 31 de los países más corruptos

Para Gertrudis, el empresario seguirá defraudando el IVA siempre con un acuerdo tácito con el consumidor si éste está de acuerdo a que no le vendan con factura. Añade que las medidas de Rajoy no son medidas disuasorias para el fraude. En su opinión, no se han visto muchas estrategias para evitarlo: "Evitar la defraudación del IVA empieza por favorecer la bajada de impuestos, sigue por la comunicación activa por parte del Estado para concienciar a la población en su conjunto, incluido el empresario y se acaba por que los impuestos no sean tan gravosos". "Si el Gobierno quiere ingresar en las arcas, que haga una restructuración del Estado o de las Autonomías", aclara.

No es la única en desacuerdo con esta medida que desde Moncloa se tilda de "recaudatoria". Los Inspectores de Hacienda valoran la subida del impuesto como "drástica, precipitada y errónea" y critican que se haya hecho en plena amnistía fiscal. Esta Organización de Profesionales teme que conductas como la deducción de facturas falsas o la creación de tramas de defraudación se puedan incrementar ante el mayor beneficio que supone defraudar IVA.

Actualmente España está en el puesto 31 de los países más corruptos de los 183 países que entran en el informe de Transparencia Internacional realizado por una organización no gubernamental con sede en Berlín que lleva desde 1995 analizando la fiscalidad de los países. Somalia se perfila en el número uno de la opacidad y Nueva Zelanda, en el otro extremo.

Los grandes expertos en defraudación son las grandes empresas que facturan más de 100 millones de euros al año. "Se dice que el IVA es neutro para el empresario y, en términos de costes, es así. Otra cosa es el efecto financiero que produce a los empresarios tener que declarar un IVA repercutido cuando aún no se ha cobrado del cliente (y a veces no se llega a cobrar). Hacienda alega dificultades técnicas para el control de los importes efectivamente cobrados", cuenta el profesor del IE Law School, Juan Carlos Olarra.

"Evitar la defraudación del IVA empieza por favorecer la bajada de impuestos"

Para Olarra la subida del IVA repercute directamente en el consumidor, que es quien, realmente, no puede deducírselo: "Mucho me temo que el incremento del IVA producirá una retracción aún mayor del consumo. En cuanto a las posibilidades recaudatorias, habida cuenta que se han incrementado otras figuras tributarias que reducen la renta disponible, puede ocurrir que la mayor recaudación derivada del IVA quede absorbida por la minoración del consumo privado". 

Las formas favoritas de los españoles de defraudar IVA:

- Evitar el IVA.

- Generar facturas falsas.

- Contratación en negro. Se da en todos los sectores por igual. Cumplimiento parcial de la ley, mitad del sueldo en negro, mitad legal.

- Cobrar subvenciones indebidas.

- No prestar los servicios contratados.

- Hacer operaciones internacionales con fines fraudulentos.

- Ocultar capital.

- Crear empresas tapadera.