sábado 21.09.2019
Una presentación bien ejecutada es fundamental

Buenas ideas para mejorar la presentación de tu currículum

Aunque los tiempos cambian y la evolución tecnológica parece que lo va a arrasar todo, lo cierto es que en la práctica se siguen manteniendo ciertos modus operandi que difícilmente cambien en los próximos años

Buenas ideas para mejorar la presentación de tu currículum

Uno de los más reconocidos es el currículum vitae, que lleva décadas entre nosotros y que supone la mejor forma de conocer a un candidato a cubrir una vacante por parte de la empresa.

Si bien no es una ciencia exacta y cada empresa puede llegar a valorar determinados aspectos del currículum de un aspirante, lo cierto es que existen ciertos criterios comunes que pueden resultar beneficiosos a la hora de mejorar la presentación de un currículum. Una de las opciones más recomendables para crear un curriculum vitae de éxito es utilizar plantillas como las que existen en https://formatoscurriculumvitae.com y rellenar los huecos con los datos personales.

Por ejemplo, en la sección de currículums clásicos existe un buen número de modelos para redactar un curriculum clásico, que resulta siempre un acierto por su carácter sencillo y aspecto profesional. En cualquier caso y de forma general, algunas de las ideas más interesantes para conseguir un currículum con una buena presentación son las que se exponen a continuación:

Priorizar la experiencia

Uno de los consejos para elaborar un curriculum más importantes de cara a una entrevista de trabajo es priorizar la experiencia en el empleo antes que la formación académica cursada. Aunque se suele pensar que lo prioritario es mostrar cuántos títulos, licenciaturas o másteres se poseen para llamar la atención del reclutador, cada vez cobra mayor importancia las experiencias profesionales en determinados ámbitos, empresas o tipos de trabajo. 

Eliminar frases anticuadas

Resulta muy habitual introducir en el currículum frases hechas y expresiones que a día de hoy se encuentran muy anticuadas. Lo más frecuente es tender a alabarse a uno mismo con obviedades como la puntualidad, la seriedad o la capacidad de trabajar en equipo, algo que las empresas presuponen en cualquier profesional y que por tanto no suma en el currículum. Del mismo modo ocurre con incluir la posibilidad de solicitar referencias de los anteriores empleos, algo que de forma obvia indica que éstas son buenas, ya que de lo contrario no se incluiría en el currículum.

Cuidar el formato

Aunque a veces no se le presta demasiada atención, lo cierto es que entregar un currículum con un formato cuidado en lo que se refiere al interlineado, los espacios, la fuente de texto utilizada o el tamaño de la misma, entre otros aspectos. Un consejo fundamental en cuanto al tipo de letra es no utilizar Times New Roman por resultar menos legible que otros tipos de letra como Arial, Georgia o Calibri, por citar algunas de las mejores. 

Datos que se deben y no se deben incluir

Para mejorar la presentación de tu currículum debes incluir un enlace al perfil de la red social profesional LinkedIn. Tener un perfil actualizado en esta red, con un número moderado de contactos y con publicaciones más o menos interesantes del sector puede jugar a favor del candidato.

Por el contrario, es aconsejable eliminar ciertos datos que se incluyen tradicionalmente en los currículums y que realmente no benefician al aspirante, como pueden ser la fecha de nacimiento o la dirección del domicilio, ya que a menos que sea elegido para el puesto no es algo que interese a la empresa y que incluso puede jugar una mala pasada. 

Ortografía impecable

La simple aparición de una falta de ortografía en un currículum puede ser determinante para que sea descartado por muy cuidada que esté el resto de la presentación y por mucha trayectoria laboral y profesional que tenga el candidato. Es algo que denota una falta de atención a los detalles, ya que demuestra que el currículum no se ha revisado antes de imprimirlo y entregarlo. Y es que el reclutador puede pensar "Si no revisa su currículum, ¿va a revisar la ortografía en los proyectos que lleve a cabo en la empresa?".

Tratamiento de la información

El tratamiento de la información incluida en el currículum resulta también de vital importancia para que la presentación resulte profesional. En primer lugar, es necesario no añadir demasiada información sobre las tareas desempeñadas en un anterior puesto de trabajo, con 6 puntos es más que suficiente. Si se añaden más probablemente no sean leídos.

En segundo lugar hay que saber estructurar la información. No crear párrafos de más de 5 líneas porque resultan demasiado densos y no son agradables a la vista, pero tampoco quedarse con descripciones cortas de apenas 2 líneas. En el equilibrio se encuentra la virtud. En tercer y último lugar, resulta necesario realizar una lectura en voz alta por ser la forma más eficaz de encontrar posibles frases que no estén redactadas de la mejor forma posible o que suenen raras. 

Estos son algunos de las ideas más útiles para crear un currículum con una presentación profesional y atractiva a los ojos de los reclutadores y entrevistadores, y es que una presentación bien ejecutada puede ser fundamental para causar buena impresión y evitar que tu currículum se pierda entre cientos.

Comentarios