CHAND BAORÍ

El pozo de los mil escalones

Existe un pozo en la India conocido por ser uno de los más profundos del mundo, tanto, que la leyenda cuenta que si se cae dentro una moneda resulta imposible volver a recuperarla. Este famoso lugar se encuentra en la India y cada año deja a miles de turistas atónitos por su sorprendente arquitectura

Chand Baorí, uno de los pozos más profundos del mundo.
Chand Baorí, uno de los pozos más profundos del mundo.
El pozo de los mil escalones

Chand Baorí o el templo de los mil escalones, es el singular pozo que se encuentra en Rajastán, India. Más concretamente, un espectacular aljibe -depósito grande especialmente preparado para almacenar y recoger agua- de 3.500 escalones distribuidos en 13 niveles, que se constituye como uno de los más grandes del mundo a pesar de no tener más de 20 metros de profundidad.

Según la leyenda, se dice que fue construido en tan sólo una noche por fantasmas en el año 800 d.C. y encargado por el rey Chand de la dinastía Chahamana. Su nombre, Baori, hace referencia a la arquitectura que se caracteriza por tener una forma de pirámide invertida y principalmente formada por escalones unidos entre pequeñas terrazas que configura la única vía para acceder a su interior. En el fondo, se encuentra recinto que sirve de estanque para almacenar el agua de lluvia, difícil de conseguir en aquella época debido a las variaciones climáticas.

Cuenta con una estructura de piedra volcánica repleta de increíbles detalles de mampostería -construcción en la que se unen las piedras con argamasa sin ningún tipo de orden de hiladas o tamaños- y con un diseño lleno de contrastes claro oscuro, es decir, entre diferentes versiones de luz y oscuridad. El motivo de su gran profundidad es que en el fondo de esta estructura, el aire se mantiene a unos seis o siete grados más fresco que en la superficie, por lo que el agua se conserva muchísimo mejor y sus terrazas se convierten en el lugar ideal para huir de las altas temperaturas que asolan al país.

foto34600-1419719

Una de las características más llamativas, es que desde los escalones se crea un efecto óptico con el que parece que en las paredes no hay escalera alguna y las personas parecen estar suspendidas en el aire. El templo cuenta además con una pequeña capilla situada junto a la entrada que en la actualidad celebra múltiples cultos y rituales religiosos. La India cuenta con más pozos similares, sin embargo, este se consolida como unos de los más famosos debido a que en la planta superior del mismo se encuentra una amplia galería con múltiples arcadas que ofrecen una vista completa del interior del pozo.

Un laberinto de tres dimensiones y atónita estructura milenaria que atrapa en todos los sentidos al espectador por sus confusas simetrías y perspectivas, que configuran una obra arquitectónica totalmente fuera de lo convencional consiguiendo mezclar la belleza y la utilidad en una misma pieza.