lunes 2/8/21

Insistir continuamente. Esa es la clave. Cada persona puede llamarle como más le guste. Constancia, perseverancia, da exactamente igual. Todo se resume en insistir, insistir y volver a insistir.

Y es que haciéndolo será de la única forma en la que seremos capaces de marcar una verdadera diferencia positiva, la cual nos servirá, sobretodo, en aquellos momentos en los que puede parecer que las cosas que estamos haciendo no nos aportan los resultados que esperamos. Justo entonces, y más que nunca, sigamos insistiendo.

Cuando esto ocurre llegamos a pensar que el universo conspira en nuestra contra, ya que, si a nosotros nos importa tanto todo lo que tenemos que hacer, y nunca tenemos una respuesta positiva, es porque el universo no quiere cuentas con nosotros. Desterrar esos pensamientos es fundamental. Precisamente en esas ocasiones, lo que tenemos que hacer es analizar la situación, darle la importancia que realmente merece y… seguir insistiendo.

“La perseverancia es un valor fundamental. Un pequeño paso más hoy, puede ser una gran diferencia mañana”

Debemos de ser conscientes de que, en ocasiones, por más esfuerzo, energía, dedicación y compromiso que invirtamos, la recompensa que esperamos nunca llegue. Aunque esto no es cierto del todo, ya que, si lo hacemos, aunque no logremos lo que nosotros pensamos, ya estaremos ganando mucho. Un excelente botín en forma de experiencia que sin duda alguna nos servirá de mucho en futuras ocasiones. Por lo tanto, y por más oculta que parezca estar la recompensa, ya que ni siquiera somos capaces de verla de manera inmediata, sigamos insistiendo.

El fracaso no existe. Un fracaso tan sólo es el resultado de una acción que hemos llevado a cabo y que no ha salido como esperábamos, por eso, y por mucha frustración que pueda crear en un principio, no debemos dejarnos arrastrar por él. Al contrario, impulsarnos de nuevo hacia delante será una opción excelente, ya que gracias a ese resultado hemos descubierto la oportunidad de tener que hacer las cosas de otro modo para conseguir los resultados que queremos. A partir de entonces, pongamos en marcha nuestra creatividad y… sigamos insistiendo.

Es cierto, porque en alguna ocasión a mí también me ha ocurrido, que es más fácil sentir la tentación de abandonar, que tener la voluntad de seguir e intentar cambiar la situación. Sin embargo, si nos paramos bien a pensar, es justo entonces cuando más motivación podemos encontrar, ya que en las experiencias negativas es donde más aprendizaje solemos encontrar. Un aprendizaje que siempre llevaremos y que seguro tendremos la oportunidad de poner en juego en cualquier otro momento. Por eso, cuando las circunstancias se vuelvan complicadas, sigamos insistiendo.

Puede ser que el momento actual no resulte ser justo como esperamos, aun así, sigamos insistiendo. Cada uno de nosotros ocupa un pequeño espacio dentro del universo, y aunque parezca que nada de lo que hagamos podrá cambiarlo en su totalidad, si que conseguirá mejorar el lugar donde nos encontramos, aquel donde realmente si que tenemos un poder de influencia. Esa es una invitación excelente para comenzar a hacerlo ya que, con nuestros pensamientos, nuestra actitud, nuestra determinación, y nuestras acciones, estamos realmente preparados para intentarlo y conseguirlo.

Y entonces, una vez que nos hayamos puesto en marcha, sigamos insistiendo, porque el mejor futuro espera a quienes están dispuestos, desde el presente, a perseverar por él.

 

José Lorenzo Moreno López

 

Comentarios