martes 22.10.2019

Diputada panameña desata la polémica al proponer una rigurosa ley para extranjeros

La ley presentada por la parlamentaria del Partido Revolucionario Democrático establece multas y deportaciones a todos los inmigrantes que no tengan domicilio oficial, trabajo formal o los documentos en regla

Diputada panameña desata la polémica al proponer una rigurosa ley para extranjeros

Zulay Rodríguez, diputada por el Partido Revolucionario Democrático en el Parlamento panameño, presentó una propuesta de ley bastante polémica que, entre otras características, apunta a la deportación de los extranjeros que no cumplan con los nuevos requisitos.

"Nos han quitado y nos están robando nuestro país. Los excluidos somos nosotros, así que ya vamos a tomar determinaciones. No podemos permitir el ingreso de personas que no conocemos”, dijo la parlamentaria en su ponencia, reseñó NTN24.

Rodríguez señaló que los extranjeros en Panamá superan el tercio de la población nativa, por lo que afirmó que las leyes deben ser más rigurosas y deportar a quienes no tengan los papeles al día.

“Estamos creando la Unidad Migratoria de Campo para que analice y les den seguimiento a quiénes se les ha dado ese permiso, vamos a fiscalizar quiénes están en nuestro país y si cumplen o no con los requisitos", indicó al respecto.

El anteproyecto legislativo propone, entre otros aspectos, imponer multas de 500 dólares a los panameños que hayan dado acogida legal a un extranjero que no tenga los documentos en regla.

Con esta ley, se propone deportar a los migrantes que no tengan domicilio oficial o ingresos legales para mantenerse en el país. Si se aprueba, los indocumentados tendrán un periodo de seis meses para regular su estancia y ponerse al día con la documentación; de lo contrario, serán enviados de vuelta a su país.  

“Aquí los panameños no valemos nada, ya estamos en nuestro país como si vivieramos alquilados. Nos tratan como ciudadanos de segunda y cada vez que protestamos, nos atacan y nos difaman", señaló Rodríguez, quien también propuso recuperar el Canal de Panamá, el cual, aseguró, es comandado por extranjeros.

La diputada ha recibido duras críticas por su contundente y, ofensivo para algunos, discurso. “Para que lloren en mi casa, que lloren afuera y vayan a sus países a llorar”, fue una de las contundentes frases de Rodríguez durante la ponencia del proyecto de ley.

Los distintos grupos de extranjeros que viven en el país no tardaron en pedirle cordura e instarla a ser más respetuosa al hablar, razón por la que recientemente la parlamentaria habría puesto como privada su cuenta de Twitter.

Rodríguez insistió en que dicha ley no era xenófoba, sino que pretende poner en regla el ingreso migratorio a Panamá, del cual hasta el gobierno se aprovecha.

Comentarios