jueves 27/1/22
UNOS 100.000 SE VAN

España no es país para jóvenes

La mayoría de personas que se marchan fuera, ya sea a estudiar o a trabajar, disponen de carreras universitarias. Son jóvenes preparados con los recursos de todos los españoles y que son desaprovechados en su totalidad por el sistema de nuestro país

25484809--478x270
Jóvenes estudian fuera. | Imagen de archivo

La mayoría de jóvenes en España que terminan una carrera universitaria tienen “tres salidas: por tierra, mar y aire”. Son normalmente cinco años de estudios universitarios. Un lustro en el que los jóvenes de nuestro país viven experiencias inolvidables. Una nube, la universitaria, que se rompe estrepitosamente nada más finalizar la carrera. Y es que dar el salto del sistema educativo al laboral es uno de los pasos más difíciles para la juventud de nuestro país. Por eso, muchos optan por seguir formándose y estudiar o trabajar fuera.

De hecho, el número de estudiantes y jóvenes de nuestro país que estudian idiomas fuera de nuestras fronteras se ha incrementado por primera vez desde que empezó la crisis. Las cifras de aquellos que decidieron irse a otro lugar a estudiar cursos temporales de idiomas ronda las 100.000 personas: “Tenía varias opciones, ponerme a buscar trabajo, la opción que menos me gustaba por las dificultades que esto conlleva; seguir estudiando, aunque no sabía bien en que campo quería profundizar; y la última, que fue la que elegí, irme fuera para aprender y mejorar el idioma, así como para vivir la experiencia”, explica María Fortea, una joven extremeña licenciada en Derecho, que se fue a EEUU a trabajar y a aprender inglés hace aproximadamente un mes.

El perfil: jóvenes de entre 20 y 35 años con carreras universitarias

Hay muchas personas que deciden emprender la aventura por su cuenta. Compran el billete, reservan un hostal y se lanzan en busca de una oportunidad. La otra opción, y que a priori parece algo más sencilla y menos arriesgada, es irse de la mano de una agencia, ya sea para estudiar cursos de idiomas o para encontrar trabajo: “Tenemos programas de cursos de idiomas, donde el joven se va a Londres, por ejemplo, con todo buscado, el monitor, la residencia, la escuela donde estudiar los cursos. Y después están los programas de trabajo, donde nosotros les ayudamos con el número de la Seguridad Social, las cuentas de banco y les proporcionamos las entrevistas necesarias para que encuentre trabajo”, apunta Celia Castro, de la agencia ‘MundoIdiomas’.

“La mayoría de gente que se va ha estudiado una carrera universitaria. Suelen personas de entre 20 y 35 años que no encuentran trabajo de lo suyo en España”

Esta marcha supone una fuga de cerebros en toda regla, aunque sea temporal. La mayoría de personas que se marchan fuera, ya sea a estudiar o a trabajar, disponen de carreras universitarias. Jóvenes preparados con los recursos de todos los españoles y que son desaprovechados en su totalidad por el sistema de nuestro país. “La mayoría de gente que se va ha estudiado una carrera universitaria. Suelen personas de entre 20 y 35 años que no encuentran trabajo de lo suyo en España”, aclara esta agencia.

España, un territorio con escasez de oportunidades

Según los datos del último Eurostat, España tiene un 49´6% de paro juvenil. Estas cifras abrumadoras sacan a la luz las escasas oportunidades que hay en este país. “Nunca he querido irme pero ahora no me queda más remedio que hacerlo si en un futuro pretendo trabajar en algo relacionado con lo que estudié”, argumenta Clara Moreno, Licenciada en Psicología y con un viaje pendiente Irlanda. Su intención es mejorar su formación y ante la escasez de oportunidades “he decidido que la mejor opción es salir fuera de España”.

Hay más datos que corroboran este hecho. El último estudio del Observatorio de la Emancipación del CJE apunta que sólo dos de cada diez jóvenes en España pueden emanciparse antes de los 30 años. Además, según el CIS, el 66´5% de la población española entre 18 y 34 años, sitúa el paro como el principal problema de nuestro país.

Es más fácil dar el paso con agencias

Aquellos que han decidido irse a otro país han de saber las dificultades que se pueden encontrar. Por eso, en muchas ocasiones es recomendable ir de la mano de una agencia. Ante cualquier problema, ésta puede ser de muy gran ayuda: “En mi caso yo me fui a EEUU con el trabajo buscado desde España. Los problemas que te ponen con el visado fue el principal motivo. Ahora me alegro, y es que empezar aquí sin tener nada habría sido bastante duro”, explica María.

“He decidido que la mejor opción es salir fuera de España”

Son muchos los que piensan que ir a otros países con agencias resulta mucho más caro. El sector lo desmiente: “Es importante que la gente sepa que contratar un curso o un programa de trabajo a través de una agencia cuesta lo mismo o incluso más barato que irte sólo a buscarte la vida. Además es más seguro, sí ocurre algún problema nosotros estamos ahí para solucionarlo”, cuentan desde ‘MundoIdiomas’. Queda bastante claro que España, no es país para jóvenes.

Comentarios